El PP quiere hacer creer que su pacto con Vox fue un accidente

·4 min de lectura
PP y Vox gobiernan juntos en Castilla y León desde la pasad semana (Photo By Photogenic/Claudia Alba/Europa Press via Getty Images)
PP y Vox gobiernan juntos en Castilla y León desde la pasad semana (Photo By Photogenic/Claudia Alba/Europa Press via Getty Images)

Depende del día en que uno consulte twitter podría pensarse que PP y Vox gobiernan en coalición los días pares y que no lo hacen los impares. O, directamente, que los populares quiere hacer creer que el pacto suscrito con la extrema derecha en Castilla y León fue un accidente y que, como inmortalizó el rey emérito, "no volverá a ocurrir". Como si la foto que encabeza este post no hubiera existido.

Porque no hay otra forma de entender lo que ayer sucedió en la citada red social a cuenta de las elecciones celebradas en Francia. Tan pronto se conoció que Emmanuel Macron había sido reelegido presidente de la República francesa al frente de su proyecto La République en Marche, el líder nacional del PP, Alberto Núñez Feijóo, escribió: "Francia ha decido seguir por el camino de la estabilidad, la centralidad y la moderación. En un momento tan transcendental, el pueblo francés nos envía un mensaje muy importante: ha elegido seguir construyendo una Europa más fuerte y unida".

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Pero es que la cosa no quedó ahí. Minutos después, el presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, señalaba que "el triunfo de Macron en las elecciones presidenciales francesas representa la moderación y el diálogo, así como la defensa y el valor de la Unión Europea. #CastillayLeón seguirá estrechando lazos comerciales, económicos y culturales con #Francia".

La pregunta que inundó twitter es saber si tanto Feijóo y Mañueco sufren problemas de amnesia dado que 96 horas antes estaban celebrando en Valladolid el pacto de gobierno alcanzado con la extrema derecha española. Porque la “moderación”, la “centralidad” y el “europeísmo” no figura en ningún lado del texto fundacional de Vox

El caso es que tanta hipocresía tiene explicación. Europa celebró ayer la derrota de Le Pen. Fue un alivio para la Unión Europea dado que la extrema derecha es antieuropeísta. Y también para la OTAN, por los vínculos entre las fuerzas ultranacionalistas y régimen ruso de Vladímir Putin. Por lo que el PP no podía salir a celebrarlo.

Ni ayer, ni hoy, ni mañana. De hecho, Feijóo se escuda en que el matrimonio de PP y Vox en Castilla y León lo tejió Pablo Casado antes de desembarcar él en Génova. Aunque el gallego no engaña a nadie ya que es obvio que tanto el pacto de gobierno como la investidura de Mañueco se cerraron tras el congreso nacional del PP que entronizó al gallego.

Mentiras aparte, Feijóo ha dado la orden de que en el PP no se firme ni una sola coalición más con Vox en el próximo ciclo electoral que comenzará con los comicios andaluces de, probablemente, junio, y cristalizará con las municipales y autonómicas de mayo de 2023. ¿Y cómo va a hacerlo? Ahí entra en juego el brindis al sol de proponer que gobierne la lista más votada. Una ensoñación española que siempre hacen las fuerzas que lideran los sondeos pero que nunca aceptan mantener cuando pasan a la segunda posición.

Feijóo quiere hacer lo que hizo Isabel Díaz Ayuso en Madrid el pasado 4 de mayo. Gobernar en solitario con los apoyos externos de Vox tras haber obtenido una victoria inapelable en las urnas. Pero, claro. Eso no depende ni del PP ni de su jefe. Al contrario. Antes tendría que convencer a la extrema derecha, al PSOE a Unidas Podemos.... etc.

Porque así ha ocurrido, sin ir más lejos, en Castilla y León. La victoria del PP el pasado 13-F no admitió dudas. Triplicando, incluso, los resultados de Vox. Pero nadie le extendió la alfombra roja. Y tuvo que pactar. Y eso va a ocurrir de ahora en adelante. Ya que la extrema derecha española ha dejado claro que se acabó lo de dar apoyos a cambio de nada. Ahora quiere poder real.

Feijóo nos quiere hacer creer que el haber metido a la extrema derecha en las instituciones fue un accidente. Pero las mentiras tienen las patas muy cortas y, si se cumplen los sondeos, Feijóo va a sudar sangre para explicar cómo va a gobernar en Andalucía gracias a la extrema derecha cuando ayer celebró que en Francia no ocurriera eso mismo.

En vídeo | Macron renueva la presidencia francesa pese al histórico avance de Le Pen

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente