El PP perdería la mayoría absoluta si hoy se celebraran elecciones

El PSOE, estancado; IU e UPyD se dispararían

Rajoy pierde fuelle. Primero supimos que la prensa internacional se mofaba de él por no querer llamar rescate a la ayuda bancaria de la Unión Europea cuando todos los consideraban así; después, nos enteramos de que sus compañeros en Europa se molestaron por sus alardes; más tarde, los mercados le castigaron por su falta de transparencia elevando la prima de riesgo hasta alcanzar récord; solo quedaba alguien por pasarle factura: los españoles. Ese momento ha llegado.

Así lo constata el barómetro del GESOP publicado por el Periódico de Cataluña, contemplando cómo, de haber hoy elecciones, el PP se quedaría sin la mayoría absoluta que obtuvo en las pasadas elecciones generales del 20N. De esta manera, Rajoy podría perder 18 diputados hasta los 168 y alejarse de la cómoda ventaja que consiguió el año pasado.

La encuesta contempla también la depresión del PSOE, quien lejos de beneficiarse del desplome popular, se mantendría en los mínimos históricos alcanzados por Rubalcaba y su equipo. No parece, desde luego, que el partido acertara cuando reafirmó su confianza en él durante las pasadas primarias en detrimento de Chacón, a pesar del batacazo electoral.

Así quedarían los resultados completos de haber elecciones, según el barómetro de GESOP
 

Estos dos datos confirmarían una corriente esperada desde hace meses: el desgaste político del bipartidismo del que parecen haberse hartado los españoles; primero, porque el PP ha perdido mucha credibilidad en el Gobierno; segundo, porque en el PSOE hay varios miembros que estaban en el Gobierno de Zapatero cuando comenzó esta crisis, empezando por su líder.

Ante este panorama, los grandes beneficiados serían dos partidos: IU e UPyD. Los primeros, conseguirían nueve escaños más en el congreso hasta alcanzar los 20; los segundos, doblarían su representación para alcanzar 12 diputados. El resto, se mantendría prácticamente intacto, incluyendo a los partidos nacionalistas, que mantendrían sus buenos resultados en sus circunscripciones más potentes. La pregunta que cabe preguntarse ahora es, ¿seguirá esta tendencia según vayan pasando los meses? Todo parece indicar que sí, al menos mientras la economía española se mantenga hundida y las cifras del paro sigan desorbitadas.

PUBLICIDAD