El PP volverá a torpedear los fondos europeos para coger impulso

·3 min de lectura
El líder del Partido Popular, Pablo Casado, acusa al gobierno de no haber ideado un plan b para manejar la crisis sanitaria una vez finalizado el estado de alarma
El líder del Partido Popular, Pablo Casado, acusa al gobierno de no haber ideado un plan b para manejar la crisis sanitaria una vez finalizado el estado de alarma

Después de intentar minimizar la llegada de los fondos europeos a España -Pablo Casado se reunió en septiembre con los embajadores de los 27 en España mostrando su desconfianza en el Ejecutivo de Pedro Sánchez para gestionar loa 140.000 millones del fondo de recuperación-, el siguiente plan del PP es hacer lo mismo con su reparto.

Todo se debe a las vacaciones de verano. El parón estival del Congreso, que permitirá al Gobierno eludir durante mes y medio el control parlamentario, llega con el PP en la cresta de la ola:

El problema para el PP es que, de aquí a septiembre, es más que probable que las aguas vuelvan a su cauce y que muchos de los indicadores empiecen a mejorar. El sanitario fruto del final de la quinta ola y gracias a que el 70% de la población estará inmunizada, y el económico por el comienzo del reparto de las ayudas europeas para la recuperación.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Ahí es donde coge forma la nueva estrategia de los populares. Pablo Casado, que al igual que Sánchez también está renovando a su equipo, ha elaborado un plan para erosionar al Gobierno en el plan económico. Desembarazándose de la pegajosa tutela de las FAES de José María Aznar, está reuniéndose con exministros y altos funcionarios de la administración central y autonómica para ver cómo y dónde puede hacer daño a Moncloa. Y ya han localizado el punto débil: el reparto de los fondos.

Del mismo modo que hizo en 2020 con la tramitación, el PP tratará de torpedear la llegada del dinero a los bolsillos de los españoles para culpar de ello al Gobierno. Y en las próximas semanas empezará a repetirse desde todos los ámbitos el mismo mensaje: 'El Ejecutivo de coalición no ha consensuado con nadie el reparto de los fondos', 'destacan por su opacidad' y los va gestionar 'sin contar con los Ayuntamientos y las Comunidades, que son las que saben cómo bajar al suelo los planes nacionales'. Preparen el vaso de chupito.

Pero como eso suena muy fuerte, Pablo Casado va a disimular su zancadilla con un ofrecimiento para pactar la gestión del dinero y, de paso, apuntarse el tanto.

La idea del PP es contraponer su fuerza autonómica y municipal -gobierna en la Comunidad de Madrid, en Galicia, en Andalucía; y en Ayuntamientos como el de la capital de España, Zaragoza, Córdoba, Málaga o Santander- al desgaste del PSOE y, en especial, de Podemos. Para ello elevará iniciativas que intenten frenar, o al menos entorpecer, la lluvia de millones. El daño colateral es el de siempre, el ciudadano de a pie, pero poco le importará al PP profundizar en la crisis económica si eso le acerca a volver a presidir el Gobierno antes de 2023.

En vídeo | Los fondos europeos deben construir un "proyecto país" turístico para España

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente