El PP es contrario a reformar el Código Penal para "exonerar" a delincuentes

Agencia EFE
·2 min de lectura

Madrid, 22 feb (EFE).- El portavoz nacional del PP y alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, ha mostrado este lunes su rechazo a reformar los llamados delitos de expresión porque considera que Podemos busca "exonerar" así a los "delincuentes" que le son "cercanos".

El dirigente 'popular' defiende que una reforma del Código Penal se debe hacer con una reflexión serena y sosegada y no en el marco de una crisis en el seno del Gobierno de coalición de PSOE y Podemos, ni con altercados en las calles.

"Esto no se puede resolver, como dijo la ministra portavoz, diciendo que aquí iba a revisar el gobierno la sentencia de Pablo Hasel", ha argumentado Martínez-Almeida ante los periodistas en el acto de reapertura del Retiro tras el paso de la borrasca Filomena.

Cree el portavoz nacional del PP que con esta reforma Podemos, un partido que a su juicio "legitima la violencia" y a los delincuentes, busca "exonerar a todos aquellos que son cercanos" y acusa a los de Pablo Iglesias de colocarse "del lado de los delincuentes", como en el caso de Hasel, "porque son de su cuerda ideológica".

Almeida presentó ayer una recogida de firmas del Partido Popular para apoyar a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad y señaló que la reforma del Código Penal solo daría "alas a aquellos que piensan que la violencia es el único camino para conseguir sus objetivos".

El líder de su partido, Pablo Casado, sugirió el uso de la ley de partidos contra Podemos, al recordar en Twitter que esta norma "responsabiliza a los que alientan la violencia" y pidió el cese de los "ministros que justifican la kale borroka".

Los ministros de Unidas Podemos han guardado silencio desde que la semana pasada el portavoz de su grupo en el Congreso, Pablo Echenique, expresase su apoyo a "los jóvenes antifascistas" que estaban "pidiendo justicia y libertad de expresión en las calles" y no han condenado la violencia pese a las exigencias de sus adversarios.

La sexta noche de protestas contra el encarcelamiento de Hasel no registró incidentes graves en Barcelona pero sí se reeditaron los enfrentamientos al acabar la protesta y hubo actos vandálicos y saqueos aislados en el centro, con un saldo de ocho detenidos y siete agentes heridos.

(c) Agencia EFE