Poundbury, la ciudad un tanto particular ideada por Carlos III

·3 min de lectura

Al nuevo Rey de Inglaterra siempre le interesó la arquitectura y el urbanismo. Tanto es así que llegó a publicar un libro en los ochenta titulado Una visión de Gran Bretaña. Basándose en las ideas que en él exponía, a principios de los noventa surgía Poundbury, una localidad diseñada bajo los principios arquitectónicos del ahora monarca que lleva años en construcción y es todo un experimento urbanístico.

Algunos vecinos depositaron ramos en la plaza de la Reina Madre en honor a Isabel II tras su fallecimiento. (Foto: Finnbarr Webster/Getty Images)
Algunos vecinos depositaron ramos en la plaza de la Reina Madre en honor a Isabel II tras su fallecimiento. (Foto: Finnbarr Webster/Getty Images)

En el portal de la localidad en cuestión explican que “Poundbury es una extensión urbana de la ciudad de Dorchester, en el condado de Dorset”. Añaden que “está construido en tierras del Ducado de Cornualles de acuerdo con los principios de arquitectura y planificación urbana defendidos por Su Alteza Real el Príncipe de Gales, ahora SM Carlos III, en su libro ‘Una visión de Gran Bretaña’”.

El proyecto comenzó a finales de los ochenta y se describe en su web como un “desarrollo integrado en lugar de zonificado, diseñado conscientemente para desafiar una serie de tendencias y políticas de planificación urbana del siglo XX; urbanizaciones aisladas y centros comerciales lejos de los lugares de trabajo y ocio, obligando a una dependencia cada vez mayor del automóvil”.

La idea es integrar espacio de trabajo y viviendas. (Foto: Getty Images)
La idea es integrar espacio de trabajo y viviendas. (Foto: Getty Images)

El encargo de diseñar esta nuevo pueblo recayó en 1988 en el arquitecto Léon Krier. Las obras comenzaron en 1993, está previsto que finalicen en 2025 y se rigen bajo cuatro principios clave: arquitectura del lugar, vivienda asequible integrada, una comunidad transitable y una mezcla de usos. Esto último implica “integrar viviendas con comercios y otros usos laborales y zonas comunes”.

En la actualidad viven alrededor de 4.000 personas en Poundbury –el objetivo es llegar casi a las 6.000 al término de las obras– y unas 2.000 trabajan en sus distintos negocios, servicios y fábricas. En cuanto al turismo, más allá de la curiosidad que pueda despertar esta localidad experimental a tres horas en coche de Londres, destacan como lugares de interés su Plaza de la Reina Madre, donde se ubica la Casa Strathmore. Algunas guías mencionan también la visita a un pub de nombre Duchess of Cornwall Inn inaugurado en 2016 en honor a Camilla, Duquesa de Cornualles y ahora Reina consorte.

El plan es que Poundbury esté finalizada por completo para 2025 y albergue a casi 6.000 residentes. (Foto: REUTERS/Toby Melville)
El plan es que Poundbury esté finalizada por completo para 2025 y albergue a casi 6.000 residentes. (Foto: REUTERS/Toby Melville)

Además de tiendas y restaurantes, cuenta con dos escuelas y una iglesia inaugurada por el propio Carlos III en 2018. Su diseño ha despertado tantos aplausos como críticas, pero no hay duda de que se trata de un lugar particular. Por su original nacimiento y por quien lo auspició.

Hace unos días, desde la BBC se preguntaban si 30 años después de iniciado el proyecto por el rey Carlos su ciudad funcionaba. Hablaron con algunos vecinos. Fran Leaper, residente en Poundbury desde hace casi dos décadas y al frente de una revista local, valoraba que “ha evolucionado brillantemente y trasciende la arquitectura, pasando por todo tipo de grupos sociales. Es un lugar muy alegre”.

Uno de los lugares de interés turístico es el pub Duchess of Cornwall, inaugurado en 2016. (Foto: REUTERS/Arthur Edwards/Pool)
Uno de los lugares de interés turístico es el pub Duchess of Cornwall, inaugurado en 2016. (Foto: REUTERS/Arthur Edwards/Pool)

En cuanto a los problemas con los que toda población cuenta, ella destacaba dos. Uno es que dos de las tres fábricas que se construyeron están “medio vacías”. El otro es que los garajes de las casas son demasiado pequeños y eso provoca que los vehículos acaben aparcados en la calle. Y eso, para una ciudad donde se quiere anteponer al peatón sobre el coche, es perjudicial para su imagen.

EN VÍDEO | Carlos III disfruta de su primer día de descanso tras convertirse en rey