De posguerra a Covid-19 y conflicto en Ucrania: los momentos económicos del reinado de Isabel II

La monarca británica subió al trono británico en momentos en que Gran Bretaña conservaba gran parte de su imperio y emergía de los estragos de la Segunda Guerra Mundial. 70 años después, murió en medio de una incipiente recesión causada por la guerra en Ucrania.

El mayor logro de la reina Isabel de Inglaterra fue, tal vez, mantener la popularidad de la monarquía a lo largo de décadas de cambios políticos, sociales y económicos y en las que Reino Unido luchó por encontrar su lugar en un nuevo orden mundial.

Hoy esta nación es la sexta economía del mundo, recién separada de la Unión Europea, y uno de los principales centros financieros. Pero han tenido que pasar siete décadas para que Isabel II fuera testigo de esa transformación.

Cuando subió al trono, a comienzos de la década de los 50, Gran Bretaña todavía estaba sometida al racionamiento de alimentos que persistió a pesar del fin de la Segunda Guerra Mundial. Desde entonces, el país ha experimentado un cambio dramático.

La austera década de 1950 de la posguerra dio paso a los agitados años 60 y luego al liderazgo divisivo y reformista de Margaret Thatcher en los años 80, uno de cuyos acontecimientos más importantes fue la huelga de mineros de 1984 y 1985, que provocó una feroz oposición de los sindicatos hacia sus políticas económicas.

GRAFICO

Hacia la década del 90, concretamente en 1992, después de que un incendio devorara parte del castillo de Windsor, la monarca y su familia decidieron comenzar a pagar impuesto de renta como cualquier británico común. Dos años después, inauguró el túnel bajo el Canal de la Mancha que une al Reino Unido con el continente europeo.

Pasarían 14 años para que a la reina le tocara ver la enorme recesión económica mundial de 2008 y 2009, cuando Gran Bretaña sufrió su peor crisis desde la década de 1930. Después de un virtual colapso de la banca, el Gobierno lanzó millonarios salvavidas mientras buscaba nuevas formas de impulsar una economía lastrada por la crisis.

Su próximo gran momento económico vendría en 2020. El 23 enero, la reina sancionó la ley del Brexit y al día siguiente el ex primer ministro, Boris Johnson, firmó el acuerdo para la salida del Reino Unido del bloque comunitario.

Ese mismo año, la pandemia del Covid-19 golpeó con fuerza al Reino Unido y desencadenó una crisis económica que algunos atrevieron a catalogar como “peor” que la de 2008.

Lo último que tuvo que ver Isabel II en vida fue cómo Reino Unido es uno de los países más afectados de la región con la guerra en Ucrania, con precios vertiginosamente al alza y una incipiente recesión originada en las altísimas tarifas de energía.

Con Reuters, AP y EFE