Portugal, en pleno desconfinamiento, se inquieta por su temporada turística

Levi FERNANDES
·3 min de lectura

Portugal entró este fin de semana en la fase final de su plan de desconfinamiento sanitario, pero, hasta que vuelvan los turistas extranjeros el sector teme que se pierda una segunda temporada estival.

"Tengo la sensación de comenzar de cero", suspira Judite Gomes, que no reabrió enseguida su restaurante en Alfama, el barrio más emblemático de la vieja Lisboa.

Como "al principio habrá pocos clientes", esta empresaria, de 63 años, prefiere esperar hasta el lunes para reabrir dos de los tres establecimientos que posee en la misma calle del pintoresco barrio, con balcones floridos, plazas adoquinadas y callejones sinuosos.

Decidió empezar abriendo el restaurante de cocina típica y la casa del fado, un género musical tradicional lisboeta, dejando por ahora su tienda de artesanías cerrada.

Con su enorme manojo de llaves en mano, va de un lugar a otro, ya sea para limpiar, reacomodar mesas o revisar la disposición para respetar las nuevas reglas de distanciamiento.

Tras haber tenido que despedir a diez de los trece empleados con que contaba antes de la pandemia, ahora apuesta por una clientela más local, aunque signifique bajar sus precios.

- "El periodo más difícil" -

En 2020, Portugal, donde el turismo representa más del 10% del PIB, perdió tres de cada cuatro turistas, o sea, unos 17 millones de visitantes. Solamente en Lisboa, destino emblemático, los ingresos cayeron el 76% durante el año pasado.

Y, con el confinamiento a comienzos del año, el número de noches registradas por los hoteles cayó el 80% en el primer trimestre. En el mismo periodo, el PIB portugués cayó un 5,4% en un año, a causa sobre todo de la "importante reducción del turismo extranjero", indicó el viernes el Instituto Nacional de Estadísticas (INE).

"El sector atravesó el periodo más difícil de su historia", afirma la principal asociación patronal de la hostelería, que recibió con satisfacción la decisión gubernamental de iniciar el sábado, dos días antes que lo previsto, la última etapa del desconfinamiento, en particular con la reapertura de la frontera terrestre con España o la ampliación del horario apertura de cafés y restaurantes.

"Esta decisión brindará nuevo estímulo" al sector, indicó en un comunicado de prensa la Asociación de Hoteles, Restaurantes y Establecimientos Similares de Portugal (AHRESP).

Sin embargo, las restricciones de viaje hacia Portugal, que autoriza solo los desplazamientos considerados "esenciales", se han extendido por lo menos hasta mediados de mayo, informó el sábado el gobierno.

- "Los turistas regresarán" -

Para intentar salvar la temporada turística, Portugal, que ocupa la presidencia semestral rotatoria del Consejo de la Unión Europea, aboga por una rápida adopción de un pasaporte sanitario que facilite los viajes dentro de la UE.

Este certificado sanitario europeo, que superó una etapa clave el jueves tras ser validado por los eurodiputados, sigue siendo tema de negociaciones, pero Bruselas quiere que esté vigente antes de finales de junio.

"Debemos actuar sin retrasos" para "tomar medidas decisivas a favor del turismo, justo antes del comienzo del verano" boreal, destacó ante el Parlamento europeo la secretaria de Estado de Asuntos Europeos, Ana Paula Zacarias.

En Alfama, el regreso de los turistas extranjeros es clave para empresarios tradicionales como Judite Gomes, pero también para algunos inversores que, a pesar de la situación sanitaria, han apostado por mantener sus proyectos.

Tal es el caso de un hotel de lujo que se inaugurará en junio en una vieja mansión renovada. "Estamos convencidos de que los turistas volverán", afirmó a la AFP su director, Luis Casqueira. "Tras este periodo de confinamiento, la gente querrá viajar".

lf/tsc/mlb/age/pc