Portugal dice que la inmigración en Canarias no es problema español sino europeo

Agencia EFE
·2 min de lectura

Lisboa, 8 ene (EFE).- Portugal, que está haciendo una ronda de contactos sobre el pacto migratorio durante su semestre de presidencia de la UE, considera que la llegada de miles de migrantes a España, especialmente a las islas Canarias, no es un problema español sino "una cuestión de toda Europa".

Esta posición fue transmitida por el ministro de Administración Interna, Eduardo Cabrita, en las reuniones que está manteniendo con sus homólogos del sur de Europa sobre el futuro pacto migratorio para preparar el consejo informal de ministros del Interior que habrá el 28 de enero, informó hoy su gabinete en un comunicado.

En esta ronda de contactos, Cabrita se reunió este viernes por videoconferencia con sus homólogos de España, Fernando Grande-Marlaska, y de Malta, Byron Camilleri, que se sumaron al encuentro similar que tuvo hace tres días con el ministro de Migraciones de Grecia, Notis Mitarachi.

Está previsto también una reunión con Italia, así como contactos con los países del llamado Grupo de Visegrado (Hungría, Polonia, República Checa y Eslovaquia).

El objetivo es preparar el debate sobre el pacto migratorio, en el que Portugal defiende una "posición activa de compartir responsabilidades y de solidaridad en todos los programas de recolocación de refugiados y en las soluciones encontradas tras las operaciones de rescate en el Mediterráneo", según el gabinete del ministro.

Cabrita transmitió a sus homólogos que la presidencia portuguesa "trabajará, a nivel político y técnico, en el concepto de 'solidaridad obligatoria flexible', definiendo con los Estados miembros los criterios y formas que puedan materializar ese concepto".

En ese sentido, Portugal quiere promover el debate sobre la dimensión externa de las políticas migratorias, con diálogo con terceros países como Marruecos y Túnez, cooperación para su desarrollo, creación de vías para la migración legal y mecanismos de prevención de la migración irregular en los países de origen, así como "colaboración en los retornos".

También considera que deben formar parte del debate el control de las fronteras externas, con más recursos humanos, financieros y tecnológicos, y el "equilibrio" entre los principios de responsabilidad y solidaridad por parte de todos los Estados miembros.

(c) Agencia EFE