Por qué todos deberíamos hacer como Murcia y prohibir la bollería industrial y las bebidas azucaradas en los colegios

El excesivo consumo de azúcar en niños causa graves problemas de salud | imagen Pixbay

Durante los últimos años la Ley de Seguridad Alimentaria ha limitado en gran medida el consumo en colegios de alimentos ultraprocesados, bollería y bebidas con alto contenido en azúcar, sin embargo la comunidad autónoma de Murcia ha sido la primera en dar el salto y prohibir este tipo de productos en sus centros escolares.

Desde ayer los alumnos se han encontrado con la sorpresa de que en las barras de los bares de los colegios ya no se pueden adquirir bollos, croissants, chucherías o bebidas azucaradas, y en lugar de esos productos los expositores se mostraban llenos de piezas de fruta. Además, las autoridades realizarán inspecciones periódicas para controlar que la medida se lleva a cabo.

Y es que si analizamos la alimentación de nuestros jóvenes, desde por la mañana hasta por la noche, comprobaremos que en muchos casos el azúcar se ha convertido en un elemento omnipresente en sus vidas. Desayunos con cacao, cereales chocolateados, galletas o tostadas con mermelada, a media mañana un batido acompañado de alguna pieza de bollería, en la comida unas natillas o un flan, en la merienda una palmera de chocolate y un refresco, en la cena otros dulces de postre… El consumo de azúcar se ha disparado, y con él los riesgos para la salud en niños y adolescentes. Pero… ¿Por qué es tan peligroso el azúcar?

La Organización Mundial de la Salud recomienda que para niños de 1 a 6 años el consumo de azúcar no sobrepaso de los 37 gramos diarios (para una dieta de 1.750 calorías), esto equivale aproximadamente a 7 cucharaditas diarias de azúcar. Puede parecer mucho pero el azúcar añadido en muchos productos para niños os puede dejar realmente sorprendidos.

Cantidad de azúcar total por envase según el etiquetado del propio fabricante.

Con solo una lata de refresco ya se alcanza en muchos casos la cantidad diaria recomendada de azúcar. Si además sumamos todos los productos con azúcar añadido, como bollería industrial, chocolatinas o golosinas con las que se suelen acompañar esta clase de bebidas, el resultante llega a superar varias veces la dosis diaria recomendada.

Hemos llegado a un punto que la diabetes tipo 1 se ha convertido en una enfermedad crónica cada vez más frecuente en jóvenes menores de 15 años. Cada año se diagnostican 1.100 nuevos casos de diabetes infantil a los que hay que añadir otras patologías como problemas de obesidad, complicaciones arteriales y cardiacas, aumento del colesterol o caries.

La decisión de la Comunidad autónoma de Murcia de sustituir los azúcares libres por productos como frutas o zumos naturales es también una medida de concienciación y educación. La propia Organización Mundial de la Salud recuerda que el azúcar que se encuentra en bollería industrial y bebidas carbonatadas son muy diferentes a los azúcares que se encuentran en las frutas y verduras naturales.

De hecho, no se han encontrado evidencias de que el consumo de azúcares intrínsecos tenga efectos adversos para la salud, así que las recomendaciones de la directriz no se aplican al consumo de los azúcares intrínsecos presentes en las frutas y las verduras enteras frescas.

Referencias científicas y más información:

Organización Mundial de la Salud: Nota informativa sobre la ingesta de azúcares recomendada en la directriz de la OMS para adultos y niños [Guideline: Sugars intake for adults and children]

Murcia es la primera Comunidad que prohibe la bollería industrial y bebidas con azucar en los colegios” Antena 3 Noticias

 

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines