Por qué Suiza tiene casi tantas armas por habitante como EE.UU. pero su último tiroteo masivo fue hace 18 años

A priori Estados Unidos y Suiza son dos países que no se parecen en nada: uno ha participado en numerosas guerras en los últimos años, mientras que la última participación del otro en un conflicto armado se remonta al siglo XIX; uno ha hecho bandera del intervencionismo y el otro de la neutralidad; y uno es uno de los países más grandes del mundo y el otro es muy pequeño.

También comparten el elevado número de armas por habitante. En la clasificación mundial lideran los estadounidenses con 89 (por cada 100 residentes), mientras que los suizos son terceros con 46 (sobre 100), según datos de 2007, pero hay una diferencia notable que les separa: su uso y su regulación.

Cartel sobre las armas en Ginebra, Suiza (AP Photo/Frank Jordans)

Mientras que en lo que llevamos de 2019 ya se han producido más de 250 tiroteos en suelo norteamericano, incluyendo los dos últimos en Dayton y El Paso, en Suiza el último se remonta al año 2001 cuando un hombre asesinó a 14 personas tras irrumpir en un Parlamento cantonal.

A menudo la Asociación Nacional del Rifle (NRA en sus siglas en inglés) utiliza el ejemplo suizo para argumentar que no son necesarias más regulaciones sobre la posesión de armas, ya que ellos tienen unas tasas muy bajas de homicidios, pero hay factores que explican las diferencias entre ambos países.

La primera explicación de por qué hay tantas armas en Suiza es porque todos los hombres entre 18 y 34 años están obligados por ley a realizar un servicio militar obligatorio. Cuando este termina, los graduados pueden comprar y guardar sus armas de entrenamiento, pero necesitan recibir un permiso.

Pese a no participar en conflictos armados desde 1815, Suiza siempre ha sido un país muy armado. Tiene frontera con algunas de las grandes potencias mundiales como Francia, Alemania o Italia y ha sido una manera de protegerse ante posibles invasiones desde el extranjero. Para los suizos la posesión de armas es visto como un deber patriótico de proteger a su país, a diferencia de en Estados Unidos donde se usan para protegerse individualmente.

Suiza, rodeado por las grandes potencias continentales (Google Maps)

Otra circunstancia es la formación. A todos los suizos se les enseña cómo usar un arma. Ya desde pequeños los niños aprenden cómo utilizarlas gracias a varios concursos de tiro. El más famoso es la Knabenschiessen de Zúrich, una competición que se remonta al siglo XVII y en la que chicos y chicas (desde 1991) pueden demostrar sus habilidades con el tiro.

Por ley todo el mundo debe probar que sabe cargar, descargar y disparar un arma y pasar una prueba para obtener una licencia. Una circunstancia que no ocurre en Estados Unidos.

Además, un gran número de armas están en manos cualificadas. Una encuesta de principios del siglo XXI mostró que aproximadamente una de cada cuatro de ellas (el 25%) son guardadas para fines militares o policiales. Una cifra que contrasta con la estadounidense, solo el 5%.

En total, son unos 2 millones de armas en propiedad privada las que tienen los suizos, de las cuales cerca de la mitad son antiguos rifles de servicio, aunque se cree que esta proporción está cayendo rápidamente. Y es que las estimaciones apuntan a que hoy en día hay aproximadamente un arma por cada cuatro suizos, cuando hace algo más de una década era una por cada dos.

Una mujer se lamenta tras el tiroteo en El Paso (AP Photo/John Locher)

La adquisición

Finalmente el último factor tiene que ver con la adquisición de las armas. Mientras que en Estados Unidos es relativamente sencillo comprar una, en Suiza las autoridades controlan cada uno de los permisos que se expiden, una medida que algunos estados estadounidenses están pensando en implantar.

Además, también cuentan con un registro de todas las personas que poseen un arma en cada cantón. También hay limitaciones: aquellas personas que han sido condenadas por un delito o tienen adicción a las drogas o al alcohol no pueden adquirirlas.

El gran pero que tiene el país europeo es que tiene una de las tasas más altas de violencia armada en Europa. ¿La razón? La mayoría de las muertes en el país por armas de fuego son por suicidio. Algo en lo que el Gobierno ya ha tomado medidas para disminuir estos datos. Además, no está permitido llevar las armas por la calle con el objetivo de evitar accidentes. No cabe duda que Estados Unidos todavía tiene mucho que aprender del modelo suizo.