¿Por qué no recordamos nada de nuestra tierna infancia?

WTB

Si te preguntan cuál es tu primer recuerdo de la infancia, es muy probable que a tu memoria venga una imagen en concreto pero que no sepas cuándo ubicarla ni explicar qué más hiciste ese día. Tan solo será una escena detenida de la que recuerdes varios detalles. Pero no recordarás lo que hiciste en clase cuando estuviste en primaria o en la guardería. Tampoco cómo fue tu tercer cumpleaños…. Y así, hasta el infinito.

Los seres humanos somos incapaces de recordar con detalle cómo fueron nuestros primeros años de vida. A este fenómeno se le denomina amnesia infantil. Sin embargo, sí que somos capaces de recordar las habilidades aprendidas durante esa época: hablar, atarnos los zapatos, los colores…

Lo normal es que nadie recuerde nada antes de los 4 años (Janko Ferlic/Unsplash)

Catherine Loveday, profesora de neurociencia de la de la Universidad de Westminster, explica en la web de la BBC, explica que nadie tiene un recuerdo de antes de los dos o tres años. Y la mayoría tampoco de antes de los 4 o 5 años. 

Para esta doctora en psicología, la explicación de esta falta de recuerdos se debe a que el cerebro tiende a ‘podarse’. Cuando somos bebés la actividad neuronal y de establecimiento de conexiones es brutal: “en el primer par de años de vida estamos creando tantas conexiones nuevas que el cerebro de un bebé de un año tiene más conexiones que en cualquier otro momento en su vida”.

Pero según va desarrollándose, el cerebro va limpiándose de la misma que un árbol tiene que podarse: para que crezca más sano y fuerte. “En ese proceso, posiblemente perdemos memorias”. 

Además, durante esa época de la vida carecemos de un ancla que nos permite recordar: las palabras. Nuestro vocabulario es tan limitado que apenas podemos fijar en nuestra conciencia lo que vemos a nuestro alrededor. Sabemos nombrar objetos, pero no distinguir muy bien sentimientos o las acciones que contemplamos. Tampoco conocemos conceptos que nos ayudan a catalogar la realidad.

Otro aspecto que impide que nuestra memoria se llene de recuerdos de esa época es el hipocampo. Esta zona del cerebro no madura hasta años más tarde y es básica para poder almacenar este tipo de información.

A pesar de todo esto, sí que hay personas que recuerdan con viveza episodios ocurridos antes de los 4 años. Conwaty asegura que en muchos casos se tratan de memorias ficticias: recuerdos adquiridos porque nuestros padres nos los contaron a posteriori y los hemos hecho nuestros. No siempre es así, pero la psicóloga asegura que en muchas ocasiones es lo que ocurre.

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines