¿Por qué México compra los camiones “chatarras” que EEUU saca de circulación?

·Periodista
·4 min de lectura
México lidera la exportación de vehículos pesados, pero debe lidiar con una importación clandestina de camiones y autobuses usados (Foto: Ramón Cavallo/AFP).
México lidera la exportación de vehículos pesados, pero debe lidiar con una importación clandestina de camiones y autobuses usados (Foto: Ramón Cavallo/AFP).
  • Récord en la importación de vehículos usados reportó el gremio del transporte durante 2021, lo que afecta la industria local y pone en riesgo la seguridad de los ciudadanos en las vías.

  • Actualmente, cerca de 38% de los vehículos pesados (unas 271 mil unidades) que circulan por el país tienen una edad promedio de 18,4 años.

  • Por cada 100 vehículos nuevos que los productores mexicanos venden, ingresan al país otros 35 modelos usados.

Los viejos camiones de EEUU –a punto de salir de circulación convertidos en “chatarra”– consiguen una segunda oportunidad en México. Una práctica que está lejos de resultar ventajosa, de acuerdo con la protesta pública que realiza la Asociación Nacional de Productores de Autobuses, Camiones y Tractocamiones (Anpact). “La edad de las unidades es importante”, advirtió a inicios de julio el presidente del gremio Miguel Elizalde, en un foro organizado sobre el sector de transporte de mercancías.

La llegada de estos camiones usados no solo entra a competir con la producción nacional, sino que burla las normas mexicanas que sugieren que estos transportes no excedan los 15 años de antigüedad por exigencias mecánicas y medioambientales. Actualmente, cerca de 38% de los vehículos pesados (unas 271 mil unidades) que circulan por el país tienen una edad promedio de 18,4 años, según los registros ante la Secretaría de Infraestructura de los que se hace eco la Anpact.

Por cada 100 vehículos nuevos que los productores mexicanos venden, ingresan al país otros 35 modelos usados. “Usualmente son vehículos que ya no tienen posibilidades de circular en Estados Unidos y los contrabandistas de autos los introducen y los venden en México, y eso lo hacen violando disposiciones ambientales”, advirtió a finales del año pasado el economista Eliseo Díaz, en un reportaje de Los Ángeles Times

El presidente Manuel López Obrador apoyó la idea de
El presidente Manuel López Obrador apoyó la idea de "legalizar" la importación clandestina de vehículos, con la protesta del gremio privado (Foto: Edgard Garrido/Reuters)

Efectos directos

Los efectos que estos transportes usados causan en la industria local y el medio ambiente es un debate que arrastra el gobierno mexicano desde 2006, desde el mandato de Felipe Calderón. Sin embargo, las autoridades han alegado que el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) permite la importación definitiva de vehículos usados entre los tres países.

El presidente Andrés Manuel López Obrador, sin embargo, avivó el fuego del conflicto, tras exponer –durante una vista a Ciudad Juárez en 2021– su intención de “regular” la importación paralela de vehículos usados. “Hay mucha gente que no tiene, no le alcanza para tener un carro nuevo, de agencia, y pues con estos carros se mueven en la ciudad, llevan a sus hijos a la escuela y es un medio necesario”, justificó.

La Anpact advierte que esta situación ralentiza el avance de electrificación en el caso de la flota de transporte de carga, mientras se convierte en una competencia desleal para la industria local. Previo a la pandemia por la Covid, el sector aportaba 20,5% del PIB nacional, siendo el primer exportador de tractocamiones en el mundo: en 2020 se comercializaron en el exterior un total de 115,750 unidades de vehículos pesados, según datos de la firma Statista.

El gremio de camiones de México advierte que la importación de vehículos usado desacelera la electrificación del parque automotor del país.
El gremio de camiones de México advierte que la importación de vehículos usado desacelera la electrificación del parque automotor del país.

Elizalde dice además que estas unidades en muchos casos “no cuentan con refacciones, ni tampoco con servicio de mantenimiento y post venta, lo que hace que su funcionamiento, de por sí limitado, se haga más ineficiente y comprometa el patrimonio de sus propietarios”. Para el gremio es incongruente que “vehículos de desecho en Estados Unidos puedan circulan sin restricción alguna en nuestro país”, por lo que pide que se establezcan un mínimo de medidas de seguridad y estándares medios ambientales como criterio para la importación, según reseña una nota de T21.

Chatarra sobre chatarra

El año pasado registró el récord de importación de vehículos usados desde EEUU a México, según los datos de la Anpact. Ingresaron al país más de 9 mil unidades, la cifra más alta desde 2015 cuando estas compras no superaron los 5 mil camiones. “Si se sigue permitiendo el ingreso de esos vehículos chatarras, como nos gusta decirles, nosotros como país vamos a terminar pagándole la chatarra a EEUU”, dice Elizalde en un video difundido por el canal de YouTube del gremio.

Desde la Anpact creen que existe una ruta para evitar que siga aumentando la importación de chatarra estadounidense, pasando necesariamente por impulsar el financiamiento para que los transportistas adquieran en el país nuevos vehículos. Además, piden reforzar las normativas para la importación y circulación de transportes para evitar que se incumplan con estándares mecánicos y ambientales específicos.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

El camino de destrucción que dejó una revolvedora de cemento sin frenos en México

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente