Por qué es mejor no tratar esos puntos blancos en el pene que se confunden con verrugas

·5 min de lectura
Las manchas de Fordyce se parecen lo suficiente a otras causas de bultos en el pene, por eso su aparición suele crear alarma, pero estos granitos <strong>no son ni infecciosos ni lesiones malignas</strong> y, de hecho, muchas veces ni siquiera requieren de un tratamiento. No obstante, se requiere un médico para el diagnóstico. (Foto: Getty)
Las manchas de Fordyce se parecen lo suficiente a otras causas de bultos en el pene, por eso su aparición suele crear alarma, pero estos granitos no son ni infecciosos ni lesiones malignas y, de hecho, muchas veces ni siquiera requieren de un tratamiento. No obstante, se requiere un médico para el diagnóstico. (Foto: Getty)

Las personas sexualmente activas pueden correr el riesgo de contraer diversas infecciones de transmisión sexual (ETS) que pueden causar erupciones, bultos o protuberancias en la piel. Por eso solemos alarmarnos cuando descubrimos cualquier cambio o signo extraño en cualquier parte de nuestro cuerpo, y sobre todo, en zonas íntimas como la vulva, en el caso de las mujeres, y en el pene y el escroto en los hombres. 

Es el caso de estas pequeñas lesiones blanquecinas que pueden salir en los labios, pene y genitales de personas de cualquier edad y sexo, y se denominan 'manchas o granos de Fordyce'. Se trata de unas glándulas sebáceas ectópicas que se manifiestan a través de la aparición de granos muy pequeños que no suelen superar los 3 milímetros de tamaño.

Algunas personas creen que este problema está relacionado con alguna enfermedad de transmisión sexual debido a que la mayoría de las ETS que causan bultos en el pene se transmiten por contacto de piel a piel. Por ese motivo algunas personas se asustan en cuanto observan el más mínimo cambio en sus partes íntimas. De ahí que nunca esté de más consultar al especialista si aparecen manchas o pequeños puntos como las manchas de Fordyce. No obstante, es importante aclarar que esta vinculación no es correcta en absoluto, ya que las causas de su aparición no tienen nada que ver con el contacto sexual.

Las manchas de Fordyce aparecen en un 70-80 por ciento de la población adulta, con predominio en el sexo masculino y no tienen ningún significado patológico, tal y como recoge la revista médica Elsevier. 

Imagen: Asociaci&#xf3;n M&#xe9;dica de Hong Kong v&#xed;a Medical News Today.
Las manchas de Fordyce, conocidas también como granos de Fordyce, son puntos diminutos (de 1 a 3 mm de diámetro), indoloros y en relieve, de color blanco, amarillo o crema, que pueden aparecer en los labios, mucosa de la boca, pene, escroto y vulva. Imagen: Asociación Médica de Hong Kong vía Medical News Today.

Los granos o manchas suelen agruparse en placas y por eso son motivo de alarma, sobre todo entre los jóvenes que son quienes más consultan por su aparición, pensando que pueden tratarse de lesiones de otro tipo como verrugas genitales o lunares que aumentan el riesgo de cáncer.

Sin embargo, las manchas de Fordyce están entre los crecimientos benignos y no contagiosos más comunes del pene, que también incluyen algunos tipos de quistes y pápulas nacaradas. Se ven con mayor frecuencia en los genitales masculinos, especialmente alrededor del pene y los testículos, pero se pueden encontrar en los labios y en el interior de la boca. También están presentes en los genitales femeninos, especialmente alrededor de los labios. 

Las manchas de Fordyce son pequeños bultitos o puntos blancos que están formados por glándulas sebáceas, productoras de sebo, un aceite natural que se produce en la piel. Si bien la mayoría de las glándulas sebáceas están asociadas con un folículo piloso, en el caso de las manchas de Fordyce se forman directamente sobre la piel.

Por lo general, no se asocian con ningún síntoma, aunque a veces pican. Debido a que se parecen lo suficiente a otras causas de bultos en el pene, se considera necesario un diagnóstico médico para descartar otras opciones.

Si, en efecto, se trata de las manchas de Fordyce, no requieren tratamiento puesto que suelen desaparecen por sí solas. Aun así algunas personas quieren tratarlos por razones estéticas o por miedo a que se reproduzcan. Una opción que los expertos suelen descartar ya que existe el riesgo de que se produzcan heridas y cicatrices.

La piel del pene es extremedamente fina y sensible y por eso es mejor evitar los tratamientos demasiado invasivos. Dado que no causan molestias y tampoco indican presencia de trastornos dermatólogicos ni patologías graves, los urólogos consideran que las manchas de Fordyce son una variante anatómica normal.

Por tanto, es innecesario recurrir a los tratamientos habituales para hacer desaparecer otros bultos, quistes o verrugas genitales potencialmente peligrosos que suelen tratarse con láser CO2 o con otros procedimientos como la micropunción o técnica 'micro punch', que consiste en quitar el trozo de piel del pene o escroto y coserlo, o las exfoliaciones químicas con TCA (similar a un peeling de profundidad media).

La congelación con nitrógeno líquido también puede ser otro de los métodos utilizado para remover las manchas de Fordyce pero, en la mayoría de los casos, los métodos mencionados no son efectivos, y tan pronto como se interrumpe el tratamiento la condición de Fordyce volverá. Por ahora, no existe una cura total, sobre todo porque no es una enfermedad.

La mayoría de los médicos consideran que este es un fenómeno fisiológico normal y desaconsejan el tratamiento. En todo caso se puede optar por aplicar a las zonas afectadas gel o crema de tretinoína combinada con ácido dicloroacético, que se suelen usar para quitar las alteraciones de la piel. 

Si los granitos te incomodan o molestan puedes probar con productos naturales, como el aceite de jojoba, ideal para pieles grasas, o el extracto de argán. También pueden tomar un baño de avena porque este producto ayuda a reducir las irritaciones de la piel y a eliminar sus impurezas.

Ante cualquier duda, debes acudir al médico para realice el diagnóstico correcto y, en caso necesario, te recete el tratamiento más adecuado. Además es importante que te asegures de que se trata de granos de Fordyce y no de una enfermedad de transmisión sexual.

Más historias que pueden interesarte:

Por qué es más saludable dormir desnudo que con pijama

El motivo por el que los antebrazos y las piernas se llenan de pecas blancas

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente