Después de años de ataques y un muro que les aleja de los suyos, Trump gana apoyos entre los latinos: ¿cómo es posible?

Javier Taeño
·8 min de lectura

A poco más de un mes de que se celebren las elecciones presidenciales estadounidenses, unos comicios inéditos por la influencia de la pandemia, Donald Trump y Joe Biden continúan a la caza del voto indeciso.

Pese a que el demócrata lidera en las encuestas, lo cierto es que la carrera se presenta apretada y cualquier estado puede ser determinante para acceder a la Casa Blanca. Y los sondeos le están mostrando al antiguo vicepresidente de Obama una realidad preocupante: se le está escapando el voto latino.

Trump mejora los datos entre los latinos respecto a las anteriores elecciones. (Photo by MANDEL NGAN/AFP via Getty Images)
Trump mejora los datos entre los latinos respecto a las anteriores elecciones. (Photo by MANDEL NGAN/AFP via Getty Images)

En 2016 Hillary Clinton logró atraerse fácilmente el apoyo de esta comunidad y tuvo una ventaja de 37 puntos sobre su rival en las últimas encuestas preelectorales. Un respaldo masivo que sin embargo no le valió para obtener la presidencia.

Cuatro años después, Biden también domina entre los hispanos, pero Trump ha mejorado muchísimo. El promedio de más de dos decenas de encuestas muestra que el demócrata cuenta con una ventaja media de 28 puntos en todo el país, pero en estados que pueden ser decisivos, como es el caso de Florida, Trump ha tomado la delantera.

Esta situación ya ha hecho que salten todas las señales de alarma y el propio Bernie Sanders, que fue rival de Biden en las primarias, ya ha sugerido que debería hacer más por atraer el voto latino.

Los ataques de Trump a la inmigración han sido numerosos en estos cuatro años de mandato. Cabe recordar que una de sus propuestas más importantes en los anteriores comicios (que finalmente no se ha materializado) fue la construcción de un muro con México para impedir la entrada irregular de personas al país.

Las caravanas de inmigrantes que se formaron en países de Centroamérica para intentar acceder a Estados Unidos fueron definidas como “un grupo de criminales y matones” por el magnate. Además de las descalificaciones, Trump ha apostado por una política más restrictiva hacia ellos. Amnistía Internacional denunciaba en 2019 que los intentos del presidente de acabar con el asilo “es un ataque en toda regla contra los derechos humanos”.

Una legislatura marcada por los insultos y la persecución contra los hispanos que sin embargo no le está afectando en las encuestas. Estas son algunas de las razones que explican por qué mejora sus resultados respecto a hace cuatro años y por qué le pueden volver a dar las llaves de la Casa Blanca.

- El miedo al ‘socialista’ Biden

Pese a que va atrás en las encuestas, Trump sabe que tiene una oportunidad si consigue que Biden no arrase entre las minorías en los estados más disputados, como es el caso de Arizona, Michigan, Pensilvania, Carolina del Norte o, por supuesto, Florida. Consciente de ello, la campaña del republicano se está centrando en defender su gestión económica (una época de gran bonanza en Estados Unidos hasta la llegada del coronavirus) y acusar a su gran rival de socialista.

Pese a que Biden ha sido siempre un centrista y de hecho dentro de su propio partido se le considera alguien moderado, el magnate está lanzando este mensaje con unos destinatarios clave: los cubanos.

Florida es siempre un estado decisivo para los comicios. Cuenta con 29 delegados que suelen allanar mucho el camino a la Casa Blanca. Ya en el año 2000 fue fundamental para dilucidar la victoria de Bush sobre Gore. En 2012 se impuso Obama, pero en 2016 Trump arrebató el estado a los demócratas.

Allí hay más de 1,5 millones de votantes de origen cubano (aproximadamente la mitad del voto latino). Personas que mayoritariamente rechazan al Gobierno cubano y que se oponen fervientemente al socialismo. Trump ha agitado este miedo al socialismo en varios mítines electorales y se ha encargado de recordar que Obama normalizó las relaciones con Cuba, con Biden ocupando el cargo de vicepresidente. Y lo cierto es que estos mensajes están haciendo caer al demócrata.

La normalización de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba con Obama le pueden pasar factura a Biden. (NICHOLAS KAMM/AFP via Getty Images)
La normalización de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba con Obama le pueden pasar factura a Biden. (NICHOLAS KAMM/AFP via Getty Images)

La falta de relaciones directas por la pandemia

Tradicionalmente los demócratas han sido capaces de atraer al voto hispano, pero se lo han tenido que trabajar con propuestas, con visitas puerta por puerta y convenciendo al electorado de votar por su candidato. Sin embargo, el coronavirus ha acabado con este tipo de campañas más personales y cercanas al pueblo.

Con la pandemia golpeando al país, estas relaciones han quedado olvidadas, dificultando la movilización. Tradicionalmente se suele decir que los republicanos votan en bloque, mientras que los demócratas tienen que pelear cada voto. Y Biden corre el riesgo de no ser capaz de movilizar a esta comunidad.

- El legado de Obama y el miedo a Trump

Durante ocho años Joe Biden fue el vicepresidente de Obama y para bien y para mal las decisiones y las políticas que se aplicaron durante las dos legislaturas son el legado que ahora recibe Biden. Y hay cosas que pueden jugar en su contra. Las expectativas eran tan altas de cara a su gestión (obtuvo un apoyo superior al 70% de los latinos) que muchos inmigrantes se pueden sentir decepcionados, optando por quedarse en casa y no apoyar a Biden.

Hace cuatro años, el temor a Trump sí que pudo movilizar más voto en contra, pero tras haber gobernado ya se ha perdido en parte ese miedo a que el magnate llegue a la Casa Blanca, perjudicando las opciones del demócrata. Así, Biden va a tener que ganarse el voto latino.

- La estrategia de la campaña de Biden

Otro motivo que explica por qué Trump está mejorando sus resultados entre los hispanos tiene que ver con la estrategia de la campaña de Biden, centrada en el voto blanco. En este sentido, está mejorando considerablemente los resultados en este sector de la población que tenía Hillary Clinton. Mientras que ella, contaba con un déficit de 13 puntos respecto al republicano, él lo ha reducido a 4.

Pero es una apuesta arriesgada. De hecho Sanders ya le ha reclamado que pelee el voto latino hablando de economía con propuestas que incluyen subir el salario mínimo a 15 dólares la hora, reducir los costes de los fármacos que necesitan receta o ampliar las coberturas de los seguros médicos.

Biden y Kamala Harris no están consiguiendo atraer el voto latino.(Photo by OLIVIER DOULIERY/AFP via Getty Images)
Biden y Kamala Harris no están consiguiendo atraer el voto latino.(Photo by OLIVIER DOULIERY/AFP via Getty Images)

Ideas estas que suelen asociarse a las preocupaciones de los hispanos y a las que Biden no les está dando mucha cancha en la campaña. Cabe recordar también que en las primarias demócratas el voto latino fue fundamentalmente para Sanders, mientras que Biden obtuvo fundamentalmente el voto blanco y negro, por lo que los hispanos son su asignatura pendiente de cara a la Casa Blanca.

- El coronavirus

La epidemia del coronavirus ha sacado del primer plano mediático los temas relacionados con la inmigración, lo que ha provocado que los demócratas tengan dificultades para llevar a la conversación sus propuestas e ideas. Así, en los últimos meses, más allá de la pérdida de empleos y la situación económica causada por la pandemia, solo han ganado espacio las protestas raciales que se han sucedido en todo el país. Este hecho provoca una menor movilización del voto latino, lo que dificulta las opciones de Biden para la Casa Blanca.

- Cuánto más tiempo, más conservadores

Hay otro factor que no es fácil de medir pero que también tiene influencia. Y es la teoría, recogida en Axios, de que cuánto más tiempo pasa un latino en el país, menos tiende a preocuparse por la inmigración, haciéndose más conservador. Así, sus preocupaciones estarían más encaminadas hacia la situación económica y la preocupación por sus empleos.

EN VÍDEO I La reacción homófoba al enterarse de que uno de los candidatos demócratas a la Casa Blanca es homosexual

Más historias que te pueden interesar: