Por qué comparar las asignaturas de Religión y Música no se sostiene

Existe un grupo en Facebook, operativo también fuera de la red social, bautizado como Me apunto a religión. Este dedica todos sus esfuerzos en dar razones a los padres para que sus hijos se matriculen en dicha asignatura en el colegio. La mayoría de los argumentos que esgrimen para convencer a quienes dudan tienen que ver con los valores que, defienden, se aprenden cursando esta asignatura y comparándola con otras. Un planteamiento que los internautas no se cansan de señalarles como poco acertado. El último debate generado tiene que ver con la comparación con la música.

La publicación que ha abierto la discusión la publicaron el pasado 6 de septiembre, unos días antes del comienzo del curso, en un post dirigido a quienes se plantean si matricular a su hijos en Religión o no. A ellos les lanza varias preguntas y una respuesta. “¿No sabes si apuntar a tus hijos a clase de Religión? ¿La opinión de otros padres afecta en tu decisión? Si no te cuestionas que aprendan Música, por qué te cuestionas que aprendan Religión”, les dice en su publicación.

El mensaje ha tenido una repercusión mayor de la habitual para este perfil. Casi 800 personas han mostrado su opinión al respecto marcando una opción u otra de las que tiene habilitadas esta red social. La mayoría ha optado por el ‘me divierte’ y una cuantas decenas han marcado el botón de ‘me enoja’ para dejar patente su malestar por la comparación que se hace en el texto entre dos asignaturas tan dispares como Religión y Música.

Una vertiente del debate tiene que ver con el hecho de que cuando se habla de Religión, como ocurre en el caso de este grupo de Facebook, quienes lo hacen se refieren exclusivamente a la católica, que es la que se enseña en las aulas. De ahí que algunos internautas muestren su malestar por una campaña como esta. El argumento mayoritario en este sentido es que la religión es algo que debe enseñarse en casa y no en las aulas y con fondos públicos.

“No me lo cuestiono, tengo claro que el dinero público no debería utilizarse para adoctrinar a niños y niñas. Quien quiera que sus hijos aprendan alguna religión que se la pague”, se puede leer en un comentario al post. “Yo no me lo cuestiono. La religión se enseña en casa porque es una opción personal, como la política. El colegio es para aprender Lengua, Matemáticas, Historia o idiomas, entre otras cosas. Religión no, a no ser que sea la historia de todas las religiones, no solo de una”, se señala en otro.

Pero más allá de que se enseñe fuera o dentro del aula, lo que más ha molestado a muchos es que se compare una materia como la religiosa con otra como la musical. Dos enseñanzas que no deberían compararse por razones que a una gran parte le parecen evidentes, como se puede leer también en los comentarios. “Pues porque en música van a aprender y en religión los van a adoctrinar”, resume un comentario mientras que en otro se va más allá al asegurar que “por que la música existe, es un arte y ayuda a desarrollar los cinco sentidos de tu hijo/a. Dios no existe, es ficción igual que los Vengadores, solo que su cómic se llama Biblia y es mucho más antiguo”.

Un grupo de Facebook que promueve la asignatura de Religión la compara con la de Música y los internautas les explican por qué no se pueden comparar. (Foto: Captura de Facebook)

El debate en Facebook saltó ayer a Twitter y se reactivó cuando un popular tuitero recogió esta publicación y animó a sus seguidores a pasarse por allí y dejar su opinión en un perfil en el que su foto de portada dice que si “nunca te cuestionarías que es importante aprender a sumar, ¿por qué te cuestionas que aprenda Religión?”.

Sin embargo, cuando publicaron este mensaje, en junio, pasó desapercibido más allá de sus seguidores. Aunque hubo quien recordó a quienes llevan la páginas que la razón está en que “las matemáticas están demostradas que existen y funcionan, la religión no”.

Lo cierto es que el argumento contra el planteamiento de por qué no tiene sentido, según ellos, cuestionarse que los niños den Religión en base a que con otras asignaturas no se pone en duda su pertinencia se cae por su propio peso por el simple hecho de que la primera se basa en la fe y en una creencia y el resto son materias tangibles y cuya existencia está demostrada.