Pontevedra expulsa al rey emérito de su callejero por "justicia y decencia"

Agencia EFE
·3 min de lectura

Pontevedra, 15 feb (EFE).- El Ayuntamiento de Pontevedra ha aprobado retirar el nombre del rey emérito, Juan Carlos I, de una de sus avenidas, una decisión que según el gobierno municipal es un acto de "justicia, decencia e higiene democrática".

"Hoy es un día histórico que quedará grabado en el relato de la ciudad", ha señalado la concejala de Cultura, Carmen Fouces (BNG), en la sesión plenaria celebrada este lunes en la que se ha aprobado el cambio de denominación de esta calle.

Juan Carlos I será sustituido en el callejero por Virxinia Pereira Renda, la viuda de Castelao, una mujer "que sacrificó su vida cómoda por luchar por una Galicia libre, próspera y sin rey" y cuyo "tesón inquebrantable" logró que la obra de su marido se exhiba en el Museo de Pontevedra.

La edil nacionalista ha defendido que Pontevedra en vez de una calle dedicada a un "corrupto" que cobraba comisiones de "dudosa procedencia" y que "ocultaba" en cuentas en Suiza "para eludir al fisco", tendrá un lugar "que hablará de dignidad, entrega, servicio público y decencia".

Ha añadido que el comportamiento del monarca "abochorna" hasta a los "monárquicos decentes", debido a sus "andanzas campechanas", sus "líos de faldas" y sus "miserias" que le convierten en "fiel heredero" de los "amantes, corruptelas y doble moral" de sus antepasados.

La concejala del BNG ha lamentado que el rey emérito haya puesto "pies en polvorosa" y haya desaparecido de la "escena del crimen" tras conocerse una biografía "prolífica en asuntos bastante feos", refugiándose en un régimen "absolutista" en el que "parece estar muy cómodo".

Virxinia Pereira, ha recordado, "también se marchó del país", pero en su caso por ser "perseguida" por sus ideas políticas y murió en el exilio "tras toda una vida de entrega a los ideales de justicia y libertad", por lo que merece un lugar "prominente" en la ciudad.

El portavoz socialista, Tino Fernández, ha señalado que los principios y valores del rey emérito están "cuestionados" y no por una "ocurrencia" del gobierno municipal pontevedrés sino por la propia Casa Real y su heredero, Felipe VI, tras renunciar a la herencia de su padre.

El cambio de nombre está "plenamente justificado", según el edil del PSOE, que ha recomendado a los "monárquicos convencidos" que lo mejor es que "pasen de puntillas" por este asunto y "no remuevan mucho" ya que será "peor" para lo que defienden.

La retirada de la calle en honor al rey emérito ha sido aprobada únicamente con los votos a favor del gobierno municipal BNG-PSOE.

El PP y el edil no adscrito Goyo Revenga, ex de Ciudadanos, han votado en contra.

El portavoz popular, Rafa Domínguez, ha acusado al ejecutivo municipal de "faltar el respeto" al monarca y ha asegurado que el insulto "es lo que mejor se le da", tras recordar que nombraron a Mariano Rajoy 'persona non grata', lo que fue el "caldo de cultivo" para su agresión.

Tras denunciar que con esta medida tratan de "desviar la atención" por su "absoluta falta de liderazgo y sensibilidad" durante la pandemia, Domínguez ha censurado que no haya "otras prioridades" cuando numerosos pontevedreses están "arruinados".

El líder popular ha reiterado que "no existe ningún reproche legal, juicio ni imputación" contra Juan Carlos I que "nos obligue" a retirarle los honores en Pontevedra, una decisión que según ha subrayado se adopta tan solo "en base a informaciones periodísticas".

"No estamos orgullosos de que en el pleno de Pontevedra se vuelva a insultar a alguien", ha añadido Rafa Domínguez, que considera que es "adecuado" darle el nombre de Virxinia Pereira a una calle pero entiende que "ligarlo al desprecio a alguien no es de justicia".

(c) Agencia EFE