Ursula von der Leyen: con la guerra de Ucrania "hemos recuperado la fuerza interior de Europa"

·4 min de lectura

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, está pronunciando en el Parlamento Europeo su discurso en el debate por el estado de la Unión, una intervención teñida por los colores de Ucrania, su causa y su dolor. Desde el traje de la alemana hasta sus compromisos, pasando por la presencia, aplaudidísma, de la primera dama de Ucrania, Olena Zelenska.

Von der Leyen ha enfatizado que “nunca hasta ahora este debate se había producido con una situación de guerra en suelo europeo”, tras verse “sacudidos por el rostro del mal” el 24 de febrero por la invasión rusa. Pero frente a eso “un continente entero se ha levantado en solidaridad”, los europeos “no se ocultaron” y demostraron “el valor de hacer lo correcto”. “Nuestra unión ha estado a la altura”, dice, frente a los retrasos, por ejemplo, en actuar en la crisis económica de hace 15 años. “Nuestra respuesta ha sido unida, determinada e inmediata. Debemos estar orgullosos de ello. Hemos recuperado la fuerza interior de Europa”, destaca desde el plenario de Estrasburgo.

“Hemos recuperado la fortaleza interna europea y la necesitaremos toda porque lo que nos espera no va a ser fácil, tanto para las familias como para las empresas”, ha enfatizado. Hay mucho en juego, recuerda, para Ucrania, Europa y el mundo.

“Se nos está poniendo a prueba por aquellos que quieren explotar cualquier tipo de división entre nosotros”, y por eso esta guerra es un ataque a la energía, la economía, los valores de la UE, es “una guerra contra nuestro futuro, la autocracia contra la democracia”. Pese a eso, sostiene que tiene la convicción de que “con el valor y solidaridad necesarios, Putin fracasará y Europa y Ucrania prevalecerán”. Ha reconocido la mandataria que esa Europa, ese Occidente que tantas fotos se hacía con Vladimir Putin, se equivocó al no verlas venir. “Tendríamos que haber hecho caso a los que conocen a Putin, a periodistas como Anna Politkovskaya”, asesinada por criticar al Kremlin, asume.

“Hoy el valor tiene un nombre, y ese nombre es Ucrania. Tiene un rostro, el de los hombres y mujeres se enfrentan la agresión rusa (...). Ha surgido una nación de héroes, un país entero ha luchado calle por calle, casa por casa”, insiste Von der Leyen, pero “por fin dando fruto”. “Querida Olena, -ha dicho a la primera dama-, ha sido inmensamente valiente resistir la crueldad de Putin. Encontrasteis esa valentía y una nación de héroes se ha elevado”.

La presidenta ha prometido de partida cien millones para reconstruir escuelas ucranianas y dar paso al mercado único europeo al país para dinamizar su economía de guerra.

Sobre las sanciones a Rusia, ha indicado que “están aquí para quedarse”, pese a quieres creen que levantarlas -o sea, ceder al chantaje- llevará a Rusia a aflojar por ejemplo en materia energética. “Quiero dejarlo muy claro, las sanciones están aquí para quedarse. Este es el momento de que mostremos determinación, no apaciguamiento. Esto tiene que estar muy claro. Lo mismo es aplicable a nuestro apoyo financiero a Ucrania”, señala la presidenta. Así que habrá sanciones, con un octavo paquete en estudio ya, y los Veintisiete también mantendrán el apoyo financiero a Kiev.

Esta misma tarde, la presidenta irá a Kiev para reunirse con el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, y mostrarle asñi su compromiso, en el que será su segundo desplazamiento al país desde el inicio de la invasión rusa, tras una primera visita el 8 de abril.

Unidos por la energía

Era esencial lo que dijera la presidenta de la CE sobre la energía, cuya dependencia respecto de Rusia es un lastre vergonzante en esta guerra. La germana ha propuesto de nuevo limitar los ingresos de las compañías eléctricas europeas y gravar los beneficios extraordinarios de las petroleras para recaudar más de 140.000 millones de euros, “para que los Estados miembros amortigüen el golpe directamente”.

La Comisión planea poner un tope al dinero que recibe la generación eléctrica a partir de renovables, nuclear y lignito así como exigir una “contribución solidaria” a las empresas de petróleo, gas y carbón que se han beneficiado de los desorbitados precios de la energía. “Es erróneo lograr beneficios de la guerra”, ha dicho a las empresas, arrancando importantes aplausos; ese dinero tiene que “canalizarse a los que más lo necesitan”, frente un invierno que se prevé duro, pero ante el que no ha querido ser muy catastrofista. Las reservas de gas están hoy al 83%, por encima de lo previsto cuando comenzó el plan de ajuste, y esos datos son esperanzadores.

Además, la Comisión también quiere que los Estados miembros ahorren un 10% de electricidad, y al menos un 5 % en horas con pico de demanda, medidas todas ellas que está previsto cerrar en una reunión extraordinaria el 30 de septiembre con los ministros de Energía de los países de la UE.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

Vídeo | La valentía de un sanitario al quedarse junto a una víctima herida durante un bombardeo ruso

undefinedundefinedundefined