Cuando las cosas se ponen feas: escasez de chips, según Oddo BHF

·6 min de lectura

Tras un cierre muy estricto en el primer trimestre de 2020, la demanda industrial en China despegó repentinamente en el segundo trimestre, apretando a un gran número de fabricantes mundiales.

Mientras tanto, los principales fabricantes chinos de teléfonos inteligentes (Oppo, Vivo y Xiaomi) se lanzaron a una batalla campal para desbancar a Huawei en el mercado a través de pedidos de "doble dosis" de chips y componentes electrónicos, secando así la oferta disponible para sus competidores directos.

En el cuarto trimestre, la demanda de automóviles, a su vez, se reactivó, con un impulso adicional a la demanda de semiconductores procedente de la transición de los motores de combustión interna a los eléctricos.

Y, por último, durante esta época de "quédate en casa", nunca se produjo una disminución de la demanda de semiconductores para PC, teléfonos inteligentes, videojuegos, etc.

Más recientemente, en febrero de 2021, el mal tiempo empeoró las cosas, con el cierre parcial de las fábricas de componentes. Los apagones causados por la gran helada de Texas de febrero de 2021 afectaron a las principales instalaciones de producción de Samsung Electronics, Infineon y NXP, mientras que un terremoto en Japón cerró la fábrica de Renesas en Naka durante dos días.

El mercado de los semiconductores está dominado por un duopolio: TSMC (de Taiwán) y Samsung Electronics (de Corea del Sur), que han relegado a otras empresas (Global Foundries, UMC y SMIC, por ejemplo) a papeles satélites. Las fábricas de TSMC y Samsung son claramente el cuello de botella de toda la cadena mundial de semiconductores. Con sus carteras de pedidos repletas, pueden subir sus precios y, sobre todo, elegir a sus clientes y centrarse en el "leading edge" (la parte más rentable del mercado), principalmente clientes como Apple, Qualcomm, Nvidia, AMD y Mediatek, dejando los menos rentables "los nodos rezagados" a sus competidores de la Gran China, como UMC y SMIC, por ejemplo.

Sin embargo, la carrera está lejos de haber terminado. Intel ha anunciado recientemente que invertirá 20.000 millones de dólares en fábricas de semiconductores, la salva inicial de una "guerra tecnológica" con los líderes.

¿Qué son exactamente los semiconductores?

La "semiconducción" es la propiedad de un material base utilizado en la fabricación de circuitos integrados. Cuando hablamos de la industria de los semiconductores, por extensión también hablamos de la industria que fabrica circuitos integrados, una industria que despegó en la década de 1980 con la aparición del ordenador personal y que ahora se ha convertido en un componente básico de la revolución digital.

La salvaguarda de las capacidades de abastecimiento o, digámoslo de una vez, la supremacía económica ha eclipsado la tradicional disuasión basada en el armamento como política de defensa. El arma definitiva ahora es un componente que mide unos pocos nanómetros, y cualquier escasez empeorará las tensiones.

Dado que los semiconductores representan alrededor del 12% del PIB de EE.UU., la escasez podría elevar la inflación de los bienes (significativamente) y socavar las perspectivas de crecimiento. ¿En qué medida?

Goldman Sachs  estima que las repercusiones podrían ser de hasta 40 puntos básicos más de inflación y 60 puntos básicos menos de PIB global en 2021. En cuanto a los riesgos de inflación, la elasticidad de la demanda tiende a ser bastante alta para los productos dependientes de los semiconductores, como la electrónica de consumo y los automóviles. El mercado sigue siendo muy sensible a la inflación, lo que inevitablemente ejercerá presión sobre los bancos centrales.

Aun así, Oddo BHF  sigue considerando que se trata de un sesgo transitorio de la oferta y la demanda (aunque es posible que estemos saliendo de un ciclo desinflacionista) que probablemente no tenga un impacto grave en el crecimiento mundial. Es probable que las repercusiones varíen de un sector a otro.

Según Goldman Sachs, los fabricantes de smartphones como Apple, para los que los semiconductores son un componente importante en los costes de producción, se están viendo afectados de lleno por el aumento de los precios de estos componentes (para sus memorias, módems, SoCs 5G, antenas y RF). Apple no podrá repercutir en sus precios de venta todo el encarecimiento de los componentes, debido a la fuerte competencia del "mundo Android" (Samsung, Vivo, Oppo y Xiaomi), y ha renunciado a subir los precios de sus iPhones.

Los fabricantes de automóviles, para quienes los semiconductores representan una parte menor de los costes de producción, podrán repercutir este mayor coste de forma más subrepticia en los precios finales de sus vehículos.

En el momento en el que Oddo BHF redacta este  informe, los inventarios de semiconductores vuelven a ser escasos y los plazos de entrega (es decir, el tiempo que transcurre entre el pedido de un microcontrolador y su entrega, por ejemplo, al fabricante de automóviles) siguen alargándose. Las cadenas de distribución (en las que participan fabricantes, distribuidores y clientes finales) están empezando a volver a la normalidad, un proceso que probablemente dure varios trimestres.

Impacto a nivel geopolítico de la escasez de semiconductores

Taiwán ha sido durante mucho tiempo objeto de una ambigüedad diplomática. Por un lado, Pekín cree que sólo hay una China y que Taiwán es una provincia rebelde. Por otro lado, Washington mantiene "políticamente" una política de "una sola China", pero "económicamente" considera a Taiwán como una entidad por derecho propio.

Se da la circunstancia de que Taiwán es un actor crucial en la industria mundial de semiconductores. Según IC Insights (la principal empresa de investigación de mercado del sector), a finales de 2019 albergaba el 21,6% de las capacidades de producción de semiconductores a nivel mundial (con propietarios de fábricas de muchos países diferentes), por delante de Corea del Sur (20,9%), Japón (16%), China continental (13,9%), Norteamérica (12,8%) y Europa (5,8%). TSMC y Mediatek son las estrellas mundiales de los semiconductores, pero Taiwán también alberga a decenas de otros actores de la cadena de valor de los semiconductores, como Realtek, Novatek, Phison y Silicon Motion.

Taiwán desempeña, pues, un papel clave en las relaciones chino-estadounidenses, y un conflicto tendría graves repercusiones. Aunque no existe ningún tratado que obligue a Estados Unidos a defender a Taiwán (ni siquiera la Ley de Relaciones con Taiwán), la pasividad estadounidense convertiría de facto a Pekín en la potencia dominante en Asia. Y lo que es más importante, el propio concepto de Pax Americana en Asia se derrumbaría, al darse cuenta los aliados de Estados Unidos de que ya no pueden contar con su defensa.

Otra motivación para la intervención estadounidense sería el hecho de que, según datos del proveedor de investigación Gartner, TSMC fabrica más del 50% de los semiconductores de las principales empresas estadounidenses, como AMD, Nvidia, Qualcomm, Intel, etc.

Estados Unidos (en consulta con Taiwán) debe asegurarse de que la guerra sería demasiado arriesgada para Pekín. La disuasión exigirá una cooperación más intensa en ámbitos como la sanidad mundial, la economía y la seguridad regional. Salvaguardar las capacidades de abastecimiento o -según afirma Oddo BHF-  la supremacía económica ha eclipsado la tradicional disuasión basada en el armamento como política de defensa. El arma definitiva es ahora un componente que mide unos pocos nanómetros, y cualquier escasez agravará las tensiones.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente