Nuevo dato sobre Pompeya: 15 minutos de infierno antes de morir

·2 min de lectura

Un estudio realizado por la Universidad de Bari en colaboración con el Instituto Nacional de Geofísica y Vulcanología (Ingv) y el Servicio Geológico Británico de Edimburgo ha arrojado un nuevo e importante dato sobre cómo sucumbió Pompeya tras la erupción del Vesubio en el año 79 d.C. La investigación ha concluido que fueron alrededor de 15 minutos de corrientes piroclásticas que acabaron con todo a su paso y miles de vidas.

El número de víctimas de la erupción del Vesubio que sepultó Pompeya es incalculable. (Foto: Getty Images)
El número de víctimas de la erupción del Vesubio que sepultó Pompeya es incalculable. (Foto: Getty Images)

La corrientes piroplásticas, explica la agencia de noticias ANSA, es el fenómeno más devastador producido por una erupción. Según un reportaje publicado por la BBC con motivo de la entrada en erupción de un volcán en Guatemala, estas corrientes son un fenómeno en el que se mezclan gases volcánicos, materiales sólidos como cenizas y rocas y aires. Todos estos materiales son expulsados y se desplazan por la ladera a mucha velocidad causando una gran destrucción a su paso.

Según este estudio realizado por la Universidad de Bari, en la erupción del Vesubio que arrasó Pompeya duró entre 10 y 20 minutos y las cenizas volcánicas mataron a sus habitantes al ser inhaladas por estos. “El objetivo del trabajo era desarrollar un modelo para intentar comprender y cuantificar el impacto de los flujos piroclásticos en la zona habitada de Pompeya”, ha explicado a ANSA Roberto Isaia, investigador del Observatorio Vesuviano de Ingv.

Los investigadores ha estudiado y analizado el suelo de Pompeya y los depósitos piroplásticos recogidos durante las excavaciones arqueológicas en la zona. Con ello han desarrollado un modelo matemático que les ha permitido realizar simulaciones numéricas para establecer la duración del fenómeno y su capacidad de destrucción.

El Vesubio arrasó Pompeya en el siglo I d.C. (Foto: Getty Images)
El Vesubio arrasó Pompeya en el siglo I d.C. (Foto: Getty Images)

“El resultado principal es que la persistencia del paso de corrientes piroclásticas se produjo durante un período de tiempo de entre 10 y 20 minutos”, concluye este investigador italiano. Añade que su investigación “sugiere cómo la aplicación de este modelo podría ser de gran utilidad para comprender la duración de los flujos piroclásticos y del daño derivado de una erupción, incluso a distancias donde la temperatura y la presión del las corrientes piroclásticas ya no provocan efectos nocivos sobre el hombre y el medio ambiente”. 

En declaraciones a la BBC por la erupción en Guatemala en 2018, David Rothery, vulcanólogo de la Open University en Inglaterra, explicaba que estas corrientes son “una cascada que corre por la ladera del volcán”y que “si el flujo piroclástico te atrapa, quedarás terriblemente quemado o -aún más probable- morirás”. También lo sucedido en el país centroamericano con lo que “ocurrió en Pompeya”.

EN VÍDEO | Dos víctimas de Pompeya desenterradas después de casi 2000 años

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente