Pompeo habla con el canciller de Ecuador de pesca y seguridad

Agencia EFE
·2 min de lectura

Washington, 9 nov (EFE).- El secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, se reunió este lubes en Washington con el canciller ecuatoriano, Luis Gallegos, con quien abordó los esfuerzos contra la corrupción, la seguridad y el combate a la pesca ilegal.

El portavoz adjunto del Departamento de Estado, Cale Brown, aseguró en una declaración que durante la reunión con Gallegos, Pompeo "reconoció el compromiso del Gobierno de Ecuador de fortalecer la democracia y garantizar elecciones libres, justas y transparentes en febrero".

Así mismo, expresó el "fuerte apoyo" de Estados Unidos a los esfuerzos de Ecuador por combatir la pesca ilegal en sus aguas territoriales y promover la cooperación regional sobre el tema.

En agosto pasado, Estados Unidos ya respaldó los esfuerzos del Gobierno ecuatoriano para evitar que una flota de embarcaciones con bandera china practique la pesca ilegal y "depredadora" alrededor de la Reserva Marina de las Galápagos.

Pompeo indicó entonces que Ecuador había advertido sobre la presencia de "cientos de embarcaciones" con bandera china que pescaban cerca de la reserva natural dedicándose a la captura de tiburones por sus aletas junto a otras muchas especies protegidas.

"El secretario Pompeo y el canciller Gallegos discutieron cómo impulsar el crecimiento económico a través de la economía digital, combatir la desinformación y la importancia de que haya una red digital libre de proveedores de equipos de comunicaciones que no sean de confianza", agregó el portavoz en velada referencia a China.

En la reunión, el secretario de Estado también se comprometió con su par ecuatoriano a "seguir brindando asistencia sanitaria generosa para proteger" a los pueblos de ambos países.

Estados Unidos y China viven uno de los momentos más bajos desde que establecieron relaciones en 1979, que además de la imposición mutua de aranceles comerciales, ha llevado al cierre, hace tres meses, del Consulado de EE.UU. en la ciudad de Chengdu, en respuesta a la clausura previa del chino en Houston (Texas).

(c) Agencia EFE