Pompeo advierte a Maduro que EE.UU. no aflojará en su lucha por la democracia

1 / 2
El secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo (i), y el presidente de Colombia, Iván Duque (d), visitan el puente Simón Bolívar en Cúcuta, cerca a la frontera entre Colombia y Venezuela. EFE

Cúcuta (Colombia), 14 abr (EFE).- El secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, envió este domingo un claro mensaje al gobernante venezolano, Nicolás Maduro, de que Washington no cejará en su empeño de restaurar la democracia en el país petrolero.

Le exhortó, además, a abrir los puentes bloqueados en la frontera con Colombia para que pueda entrar la ayuda humanitaria.

Pompeo hizo una breve visita a la ciudad colombiana de Cúcuta principal punto de contacto con el exterior de decenas de miles de venezolanos que huyen de su país, y en poco más de tres horas pudo palpar la gravedad de la crisis y las penurias de los inmigrantes.

"Maduro debe saber que estamos vigilando y nuestro apoyo no va a cambiar. Los apoyos democráticos en Venezuela no serán disuadidos", aseguró en una declaración que dio a la prensa junto con el presidente de Colombia, Iván Duque.

El secretario de Estado y el mandatario colombiano dieron sus mensajes en la bodega en la que están almacenadas centenares de toneladas de ayuda humanitaria, situada en el lado colombiano del puente de Tienditas, a solo unos metros de la frontera con Venezuela.

Según Pompeo, la Administración estadounidense, que ha impuesto múltiples sanciones políticas y económicas al régimen de Maduro, a empresas controladas por el Gobierno venezolano, a funcionarios, militares y otras personas vinculadas a su entorno, no aflojará en ese método de presión.

"Estados Unidos continuará utilizando toda vía económica y política a nuestra disposición para ayudar a los venezolanos a través de sanciones, cancelaciones de visas y otros medios", advirtió Pompeo, quien dijo esperar que aquellos que ayudan a sostener al régimen bolivariano "se hagan responsables por la corrupción y la represión de la democracia".

La visita del secretario de Estado a Cúcuta fue el colofón de una gira suramericana que comenzó el jueves en Chile y continuó en Paraguay, Perú y Colombia, cuatro del medio centenar de países que reconocen como presidente interino de Venezuela al jefe del Parlamento, Juan Guaidó, al igual que Estados Unidos.

Pompeo destacó a Guaidó como el hombre, bajo cuyo liderazgo y con el apoyo "de la democráticamente elegida Asamblea Nacional", puede llevar a los venezolanos mediante elecciones libres a un mejor futuro, que en su opinión Maduro les niega.

En ese punto hizo énfasis en la ayuda humanitaria que su país tiene almacenada en Cúcuta desde febrero pasado a la espera de que el Gobierno de Maduro retire los obstáculos con los que bloquea los puentes fronterizos y que impiden que esa asistencia, compuesta por alimentos, medicinas, suplementos nutricionales y artículos de higiene personal, pueda entrar al país.

Por eso recurrió a la histórica frase de 1987 del entonces presidente estadounidense, Ronald Reagan, en Berlín cuando dirigiéndose al líder soviético, Mijail Gorbachov, le dijo: "Señor Gorbachov, derribe ese muro (de Berlín)".

"Para parafrasear a un presidente que enfrentó circunstancias similares, 'señor Maduro, abra estos puentes, abra estas fronteras', usted puede terminar esto hoy", manifestó sobre las dificultades que viven los venezolanos y que este domingo pudo ver de cerca en la visita que hizo al Centro de Atención Transitoria al Migrante (CATM) y al puente internacional Simón Bolívar.

"Hoy fue increíblemente conmovedor caminar en este puente y ser testigo del gran trabajo que se está haciendo para abordar esta crisis humanitaria", dijo Pompeo y citó el caso de "Geraldine, una madre venezolana quien ha cruzado la frontera cerca de veinte veces" para venir a Colombia en busca de artículos de primera necesidad para sus hijos.

En esos viajes a Cúcuta para conseguir "artículos sencillos como medicina, como pañales, que en circunstancias normales en cualquier país estarían disponibles", Geraldine aprovecha para alimentarse junto con sus hijos en los comedores comunitarios para venezolanos.

El pasado 23 de febrero Guiadó encabezó un intento de llevar a Venezuela ayuda humanitaria desde Cúcuta, pero la iniciativa fracasó por el bloqueo de los puentes ordenado por el régimen de Maduro, lo que dio pie a violentos desórdenes.

Por esa razón, el alto funcionario de EE.UU. dijo esperar que al Maduro "le interese lo suficiente (...) el horror y la tragedia" de Venezuela para que así se vea obligado a "cambiar sus métodos y dejar su país".

Tras reclamar el fin de "la usurpación" del poder por parte de Maduro, el jefe de la diplomacia estadounidense dijo que "todos los venezolanos en el mundo deberían rechazar el régimen ilegítimo y autoritario que se les ha impuesto, incluyendo el liderazgo militar venezolano".

Duque, por su parte, celebró el compromiso de aquellos países que "hacen todos los esfuerzos necesarios" para restablecer "la democracia, la libertad y el orden institucional en Venezuela".

En ese sentido, destacó que en la reunión del Grupo de Lima que se realizará mañana en Santiago de Chile se hará "nuevamente énfasis en que se debe apelar a todas las sanciones políticas, económicas y diplomáticas para aislar la dictadura y permitir esa transición en Venezuela".