Polonia refuerza la frontera con Kaliningrado

Polonia refuerza la frontera con Kaliningrado

Polonia ha reforzado su frontera con el territorio ruso de Kaliningrado ante la sospecha de que pueda convertirse en un punto de paso para los inmigrantes procedentes de Oriente Medio. Hay informes que indican que se están abriendo nuevas rutas aéreas entre los dos territorios.

"Los soldados del ejército polaco comenzaron a instalar alambradas en esta frontera, en toda la sección terrestre de la frontera con la Federación Rusa. También estamos planeando construir una barrera electrónica en esta frontera con Rusia", asegura Konrad Szwed, guardia de fronteras.

Agnieszka Legucka, de Instituto Polaco de Asuntos Internacionales, no excluye la posibilidad de que Rusia tenga la intención de abrir una nueva ruta migratoria: "Ahora mismo no estamos observando que lleguen tantos migrantes a la provincia de Kaliningrado, pero puede ocurrir lo mismo que en Bielorrusia, por lo que también estamos viendo muchos contactos entre Rusia y Turquía. Considero este tipo de acción de las autoridades polacas como una política preventiva. Rusia ahora no tiene mucho tiempo cuando se trata de la guerra en Ucrania por lo que está tratando de introducir muchos elementos de chantaje hacia la Unión Europea, incluyendo los inmigrantes."

Las oenegés están preocupadas no sólo por la creación de una nueva ruta, sino sobre todo por lo que tendrán que afrontar los migrantes. "No es un escenario en el que no hayamos pensado antes. Y en realidad no sorprende que tales rumores, tales movimientos en general, empiecen a aparecer desde el lado ruso. Desde mi punto de vista, una persona que trabaja en la frontera bielorrusa, la visión de cómo pueden ser tratadas las personas que crucen esta frontera es la más aterradora. ¿Serán rechazadas, al igual que la gente en la frontera bielorrusa? Me resulta inimaginable cómo podríamos empujar a la gente hacia el país del agresor", explica Kalina Czwarnóg, de la Fundación Ocalenie.

Polonia no sólo se prepara para una posible nueva ruta migratoria a través de Kaliningrado, sino también para la posibilidad de tener que acoger más refugiados procedentes de Ucrania. Esta vez no solo huirán de las bombas, sino también el frío extremo.