Polonia, Irlanda y los Bálticos piden sanciones contra Gazprombank y los diamantes rusos

Polonia, Irlanda y los Bálticos piden sanciones contra Gazprombank y los diamantes rusos

Polonia, Irlanda y los tres Estados bálticos piden en una propuesta conjunta que Gazprombank, la entidad que ha resultado fundamental para completar los pagos de gas entre Rusia y la Unión Europea, sea expulsada del sistema SWIFT en la próxima ronda de sanciones de la Unión Europea.

En un documento obtenido por Euronews, los cinco Estados miembros presentan una serie de medidas en respuesta a los planes de Vladimir Putin de incorporar hasta 300.000 reservistas al ejército ruso y organizar "referendos" en los territorios ocupados del este y el sur de Ucrania. Las votaciones, consideradas por los expertos como un posible preludio de la anexión total, han sido duramente condenadas por los países occidentales como una "farsa".

El decreto de movilización y los "referendos" están alimentando las demandas de una nueva serie de sanciones europeas contra Rusia. "Creo que esto exige, de nuevo, sanciones por nuestra parte", dijo la semana pasada la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.

Desde que el Kremlin inició la invasión de Ucrania, el bloque ha impuesto seis rondas de sanciones, junto con medidas complementarias para afinar su eficacia y ampliar su alcance. La Comisión dijo la semana pasada que el próximo paquete se centrará en la tecnología civil, sin dar más detalles.

En su documento conjunto, Polonia, Irlanda, Estonia, Letonia y Lituania sugieren el camino que debería elegir el bloque para presionar a Rusia. Los cinco países quieren que Gazprombank sea expulsado definitivamente de SWIFT, un sistema de alta seguridad que permite realizar transacciones financieras. El banco, con sede en Moscú, actúa como intermediario entre los clientes de la UE y Gazprom, la empresa estatal que tiene el monopolio del gas ruso, y permite la conversión de euros a rublos.

Varios países de Europa Oriental y Central siguen dependiendo en gran medida del gas por gasoducto procedente de Rusia, lo que ha hecho que Gazprombank se haya librado hasta ahora de formar parte de la lista negra de SWIFT, una notable omisión que los funcionarios ucranianos han criticado en repetidas ocasiones.

El documento también plantea la prohibición de que las empresas de la UE presten cualquier tipo de servicio de seguros para el gobierno, las agencias y las empresas rusas. La medida contempla una exención si el riesgo asegurado se encuentra en territorio de la UE o si está relacionado con misiones diplomáticas.

En cuanto a la tecnología, los cinco países proponen una larga lista de productos y servicios cuyo comercio debería estar prohibido o fuertemente restringido, como la exportación de teléfonos inteligentes, cámaras, proyectores, láseres, aparatos de radio, lentes y prismas fabricados en la UE, así como software informático, mantenimiento de hardware, servicios de alojamiento web y sistemas de ciberseguridad. El grupo también propone prohibir en toda la UE el uso de la tecnología desarrollada por Kaspersky Lab, multinacional rusa conocida por su antivirus de fama mundial.

La prohibición de los diamantes, de nuevo sobre la mesa

Más allá de la alta tecnología, Polonia, Irlanda, Estonia, Letonia y Lituania están presionando juntos para que se prohíba la importación de diamantes que procedan o hayan sido procesados en Rusia. La UE ya ha detenido la exportación de sus diamantes hacia Rusia en un intento de perjudicar a la élite millonaria del país, pero Rusia sigue teniendo permiso para enviar diamantes al mercado del bloque.

Según el Centro de Comercio Internacional, las exportaciones de diamantes rusos ascendieron a 4.500 millones de dólares en 2021. Su principal destino es Bélgica, cuyo centro de diamantes en Amberes domina el mercado internacional de corte y pulido del material precioso. Durante los últimos meses, el gobierno belga ha estado bajo escrutinio por su supuesta oposición a restringir aún más el comercio de diamantes con Rusia.

"El comercio de diamantes en Amberes se ha adaptado a lo largo de los meses de este conflicto y ya se han tomado decisiones", dijo este mes el primer ministro belga, Alexander De Croo, en un discurso en la ciudad flamenca. "Si se observa la situación actual y el volumen de comercio con Rusia en comparación con antes de la guerra, estamos en un mundo nuevo y se trata de elecciones deliberadas que se han hecho en Amberes", añadió.

De Croo señaló que "las sanciones deberían centrarse más en el agresor, en lugar de en nosotros".

En otro apartado del documento conjunto, los cinco países proponen prohibir la venta de bienes inmuebles en la UE a cualquier ciudadano, residente o empresa rusa, a menos que tenga derecho de residencia permanente. Polonia, Irlanda, Estonia, Letonia y Lituania también sugieren que la UE amplíe su definición del sector energético para imponer restricciones al comercio de tecnología nuclear.

Las sanciones de la UE tienen que ser aprobadas por acuerdo unánime de los 27 Estados miembros.

"Apoyamos las sanciones más duras posibles, pero también somos conscientes de que la fuerza reside en la solidaridad y la unanimidad", dijo un diplomático de uno de los cinco firmantes. "Así que trabajaremos para conseguirla".