Polonia acusa a Belarús de incursión armada y convoca a su representante de negocios

·4 min de lectura

El Gobierno de Polonia acusó a Belarús este 3 de noviembre de organizar una intrusión armada transfronteriza y convocó al encargado de negocios bielorruso para protestar por lo que señala como "una escalada deliberada" de la crisis migratoria en la frontera.

"Escalada deliberada" de la crisis migratoria en la frontera. Así señaló el Gobierno de Polonia una nueva incursión de soldados bielorrusos en su territorio.

La tensión entre los dos países aumentó este miércoles 3 de noviembre cuando Polonia aseguró que soldados de su vecino país con armas de largo alcance cruzaron hacia su territorio, en lo que describe como una clara violación a la soberanía de su territorio.

Según indicó el portavoz de los servicios de seguridad de Polonia, militares bielorrusos cruzaron aproximadamente 300 metros del espacio de su país, donde se desafiaron a una patrulla de las fuerzas polacas.

Los militares del vecino país “recargaron sus armas y luego se fueron (…) Fue suficiente como para asumir que no fue un error”, sostuvo la fuente.

El vocero de Varsovia agregó que se ha registrado una "serie de provocaciones organizadas por los bielorrusos, pero que este fue el incidente más peligroso hasta ahora".

En el pasado, el Gobierno del presidente Andrzej Duda ha acusado a las fuerzas de Belarús de apuntar con sus armas al aire y disparar armas de fogueo frente a soldados o guardias polacos. También, los ha responsabilizado de destruir una barrera de alambre de púas en la frontera entre los dos países y alentar a migrantes a hacerlo.

El Gobierno polaco convoca al representante de negocios bielorruso

En respuesta a lo que Varsovia considera una intrusión transfronteriza, el Gobierno convocó al representante de negocios de la Administración de Lukashenko para protestar por lo ocurrido y “explicar el incidente de inmediato".

"El viceministro de Relaciones Exteriores, Piotr Wawrzyk, envió una protesta enfática (…) contra la violación de la frontera estatal polaca, enfatizando que las acciones tomadas por las autoridades bielorrusas en las últimas semanas tienen el sello cada vez más evidente de una escalada deliberada (…) Polonia considera inaceptables tales acciones y no las tolerará”, aseguró el ministerio en un comunicado.

Sin embargo, el portavoz del Comité Estatal de la Guardia de Fronteras de Belarús, Anton Bychkovsky, negó la acusación y afirmó que los señalamientos en contra de su país solo tienen como finalidad permitir que Polonia extienda el estado de emergencia que rige en la frontera, desde el pasado 2 de septiembre.

"Esto sugiere que el objetivo principal de estas acciones radica en el campo de la escalada de tensión y nuevos intentos de crear una imagen negativa de Belarús", afirmó el funcionario a la agencia estatal de noticias Belta.

El portavoz de la Comisión Europea, Peter Stano, indicó que, de confirmarse esta última intrusión territorial, "sería otra provocación del lado del régimen de Lukashenko contra la Unión Europea y sus estados miembros".

Polonia construirá un muro en la frontera con Belarús

La nueva disputa se produce tras meses de acusaciones contra Minsk por alentar deliberadamente un flujo de migrantes hacia la Unión Europea a través del territorio polaco.

Según las acusaciones de Bruselas, en los últimos meses miles de migrantes principalmente provenientes de Siria, Irak, Afganistán y África han sido atraídos a Belarús con visas de turista y se les ha animado a cruzar a Polonia, Lituania y, en menor medida, a Letonia. Las tres son naciones de la Unión Europea (UE).

La UE y el Gobierno de Polonia afirman que se trata de una “guerra híbrida” y represalia del mandatario bielorruso por las sanciones económicas que el bloque de los 27 países ha impuesto en su contra.

Las medidas contra la Administración de Lukashenko han sido impuestas tras las controvertidas elecciones de agosto de 2020, en las que resultó reelegido en medio de acusaciones de fraude y la represión que desató desde entonces hacia los opositores y cientos de manifestantes.

Fue ante el vertiginoso flujo migratorio desde Belarús que Polonia decretó el estado de emergencia en septiembre y el pasado 1 de octubre lo extendió por dos meses más.

Ante este panorama, el martes 2 de noviembre el mandatario polaco firmó la ley que permitirá la construcción de un muro en la frontera con Belarús, luego de que la iniciativa fuera aprobada en las dos cámaras del Parlamento.

El muro tendrá un costo aproximado de 330 millones de euros y dispondrá de un sistema de vigilancia electrónica avaluado en más de 20 millones de euros.

Según datos de la Guardia de Fronteras polaca, desde inicios de 2021 se han presentado unos 29.000 intentos de entrar de forma irregular a Polonia desde Belarús. De ellos, más de 15.000 se produjeron en octubre.

Con Reuters y AP

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente