La política toca fondo hablando de adoquines y no de Sanidad

Asier Martiarena
·3 min de lectura
El líder de Vox, Santiago Abascal, durante su intervención en la sesión en el Congreso de los Diputados. (Photo By EUROPA PRESS/E. Parra. POOL via Getty Images)
El líder de Vox, Santiago Abascal, durante su intervención en la sesión en el Congreso de los Diputados. (Photo By EUROPA PRESS/E. Parra. POOL via Getty Images)

4 de noviembre de 2019, el entonces líder de Ciudadanos, Albert Rivera, decidió sacar en pleno debate por las elecciones generales un trozo de baldosa para denunciar las protestas violentas que se vivieron durante esos días en Barcelona tras la sentencia del 'procés'.

18 febrero de 2021, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, se presenta en sede parlamentaria tras recorrer la Puerta del Sol para ver los destrozos causados por la manifestación en apoyo al rapero Pablo Hasél de la víspera. Y lo hace pertrechada con un adoquín.

14 de abril de 2021, el líder de Vox, Santiago Abascal, acompaña su intervención en el Congreso de los Diputados de un trozo de adoquín para para culpar al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, y de paso a Unidas Podemos, de la violencia permitida por las Fuerzas de Seguridad contra los dirigentes de Vox que participaron en su polémico acto de Vallecas para la campaña del 4-M.

Esta consecuencia de hechos evidencia una cosa. Bueno, dos. Aparte de la falta de ideas y originalidad de los dirigentes políticos, demuestra la falta de compromiso de la clase dirigente con la ciudadanía.

España sigue atrapada en una espiral de ambigüedades e indeterminaciones. Los políticos hablan de 'socialismo', 'libertad' y del 'y tu más'. Juegan a ver quién provoca más al otro, sin pasarse, para después mostrarse como víctimas ante sus simpatizantes. Un triste sainete que, mientras dura, les permite no hablar de 'educación', 'economía' o 'sanidad'.

Es como si en la burbuja en la que viven se olvidaran de que España sigue en pandemia. Muriendo cientos de personas a diario, y obligando a miles de españoles a tener que acudir a las 'colas del hambre' con imágenes más propias de la posguerra.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Por no hablar del 40% de paro juvenil que deja a España liderando ese deshonroso ranking a nivel europeo. La tasa de pobreza de los hombres parados ronda el 50% y la de las mujeres es del 44,5%. Y de los 11,8 millones de personas (25,3% de la población) que se encuentran en riesgo de exclusión social.

Pero casi nadie habla de alternativas para todos ellos, a los que luego, eso sí, se les pide el voto con promesas que ya no seducen a casi nadie. De hecho, es raro hoy en día ver a un candidato o dirigente que realice promesas concretas. Todos se pierden en dibujar horizontes vagos. y en peleas directas para polemizar.

Con las redes sociales se supone que estamos en el momento en el que más se habla y/o debate de política, y los políticos cuentan con perfiles con la supuesta idea de acercarse a la ciudadanía y dejar abierto un canal de comunicación con ellos. Pero es irreal. Lo que circula sin control son memes y píldoras de vídeos con los que se intenta mayormente dejar en evidencia al oponente y no lucir por motivos y argumentos propios. Los nuevos asesores políticos no proponen ideas ni redactan estrategias y discursos, sino que editan vídeos. La nueva política es la del adoquín y no la de la Sanidad.

En vídeo | El paro se estabiliza en la UE tras un año de pandemia

Más historias que te pueden interesar: