Los policías despedidos por cazar Pokémon en lugar de acudir a un robo pierden la batalla legal

·3 min de lectura

La batalla legal iniciada en 2017 por los exagentes de Policía de Los Angeles Louis Lozano y Eric Mitchell tocaba a su fin hace solo unos días cuando un tribunal de apelaciones de California (Estados Unidos), según publica Los Angeles Times, confirmó su despido por irse a cazar Pokémon en lugar de acudir a un aviso por robo.

Dos policías de Los Angeles fueron despedidos por irse a cazar Pokemon en lugar de atender un robo y recurrieron. (Foto: Getty Images)
Dos policías de Los Angeles fueron despedidos por irse a cazar Pokemon en lugar de atender un robo y recurrieron. (Foto: Getty Images)

La Corte de Apelaciones de California no considera válidos sus argumentos y el pasado viernes ratificó el fallo anterior de un tribunal inferior. Este era que la decisión del Departamento de Policía de Los Ángeles de despedir a ambos fue justificada. Así, el tribunal desestimó tanto el argumento de que se había usado de manera indebida la grabación del coche patrulla para escuchar conversaciones privadas como el de que su supervisor les interrogó sin representación legal o laboral presente.

Los hechos se remontan a abril de 2017 y a un aviso a través de la radio de la policía de Los Angeles por el cual se pedía a los agentes que acudieran a un aviso de robo en curso en un centro comercial cercano. En lugar de acudir al llamado, Lozano y Mitchell decidieron ignorar el aviso y se fueron a cazar dos ejemplares de Pokémon. Concretamente, un Snorlax y un Togetic, según los documentos del caso hechos públicos ahora.

Lozano y Mitchell se encontraron cerca de donde se estaba llevando a cabo el robo, pero no se presentaron en el centro comercial como sí hicieron otros compañeros del cuerpo. Preguntados sobre la razón por su supervisor, alegaron que no habían escuchado la radio porque la zona en la que se encontraban era ruidosa y eso se lo había impedido. Sin embargo, su supervisor no terminó de creerse lo que le pareció una excusa y revisó las grabaciones de la cámara que los coches patrulla llevan en el salpicadero.

Así fue como descubrió que sí que habían oido el aviso y que habían hablado sobre si responder o no. Optaron por lo segundo. El porqué rechazaron cumplir con su deber se descubrió en una segunda investigación, cuando, siguiendo con la grabación, esta evidenció que ambos exagentes habían discutido sobre la mejor manera de dar caza a un Snorlax, un Pokémon especialmente complicado de atrapar.

“Durante aproximadamente los siguientes 20 minutos, [la dashcam] capturó a [Mitchell y Lozano] discutiendo Pokémon mientras conducían a diferentes lugares donde las criaturas virtuales aparentemente aparecían en sus teléfonos móviles”, reflejan los documentos legales recogidos por Insider.

En un primer momento negaron lo ocurrido y aseguraron que solo estaban hablando sobre el juego, no jugando. También dijeron que no se trataba de un juego si no de un “evento de redes sociales”. Al final acabaron admitiendo lo ocurrido y una vez despedidos recurrieron la decisión del Departamento de Policía alegando que se había escuchado sus “conversaciones privadas”. Más de cuatro años después, el tribunal ha determinado que su despido estuvo justificado. 

EN VÍDEO | Oficial esquiva a un auto fuera de control en Wyoming

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente