Dos policías que violaron a una joven de 18 años evitan la cárcel a cambio de un cursillo de reeducación sexual

·3 min de lectura
Fachada del Ayuntamiento de Estepona (Photo: JOSE LUIS ROCA via Getty Images)
Fachada del Ayuntamiento de Estepona (Photo: JOSE LUIS ROCA via Getty Images)

Fachada del Ayuntamiento de Estepona (Photo: JOSE LUIS ROCA via Getty Images)

Dos policías locales de Estepona (Málaga) que abusaron de una chica de 18 años en 2018 evitarán entrar en la cárcel gracias a un acuerdo con la Fiscalia y la acusación particular. Los agentes, condenados a una pena de dos años de prisión, evitan verse entre rejas a cambio de someterse a un programa de educación sexual e indemnizar a la víctima con 80.000 euros.

Los hechos ocurrieron el 9 de junio de 2018, cuando la joven de por entonces 18 años salió de fiesta con unos amigos por Estepona y, al abandonar la discoteca en un turismo conducido por un amigo, estos se detuvieron en un control policial donde los agentes, hoy condenados, estaban de servicio.

Según la sentencia, al comprobar los agentes que los ocupantes del coche habían bebido, les ordenaron bajarse del vehículo y pedir un taxi, un hecho que acataron los jóvenes que —ante la insistencia de los policías— le facilitaron un número de teléfono personal a fin de que los agentes llevaran el coche a la ubicación de los chicos.

De acuerdo con el testimonio de la denunciante, momentos después de que los tres amigos llegaran a su edificio, se personaron los agentes en el coche particular de uno de ellos y, tras mantener una breve conversación amistosa, propusieron a los jóvenes subir al domicilio, a lo que accedieron al ser policías, y, una vez allí, se produjeron los hechos denunciados.

A las 6:30 y tras acceder al piso, como recoge el relato de la Fiscalía, uno de los agentes preguntó al resto: “Bueno, ¿cómo se empieza una orgía?”. En ese instante, los acusados supuestamente trataron de convencer a la víctima de hacer un trío, de la que se burlaron con que “cuántas chicas quisieran estar en tu lugar y liarse con dos policías a la vez”.

Aunque la joven se resistió, la desnudaron, uno de los agentes le metió los dedos en la vagina y otro la penetró sin preservativo. Por este hecho, la víctima ha requerido tratamiento médico farmacológico y psicoterapéutico presentando síndrome de estrés postraumático por el que ha estado en tratamiento.

El acuerdo en la vista judicial

Cuatro años después se celebró la vista, el pasado 22 de abril. En ella, la Fiscalía, la acusación particular y las defensas de ambos acusados presentaron un escrito conjunto en el que se acordó además la inhabilitación para empleo o cargo público de los policías y la prohibición de comunicarse con la chica durante 10 años.

La sentencia, a la que ha tenido acceso EFE este miércoles, se dictó en base a la conformidad de ambos acusados con el nuevo escrito de acusación presentado conjuntamente por todas las partes procesales, a pesar de que en un principio la Fiscalía pedía 30 años de prisión para los acusados y consideraba “agresión sexual” los hechos. Tras este acuerdo, no se consideró necesaria la celebración de un juicio.

Los magistrados fundamentan este acuerdo en que ninguna de las partes se opone a la suspensión, a que los abusadores ya han indemnizado a la víctima y en la “escasa probabilidad” de que reincidan; y la conformidad entre las partes solo puede ser acatada por el juez.

De hecho, el propio presidente de la Sección octava de la Audiencia Provincial de Málaga, en un voto particular, rechaza este criterio porque cree que los hechos revelan una “acusada peligrosidad criminal en sus autores”, que a su juicio llevaron a cabo una “acción muy planificada” siendo servidores públicos.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente