La policía rusa provoca un accidente de coche para salvar la vida a dos peatones

La arriesgada maniobra de un coche patrulla de la policía rusa ha evitado una tragedia en la localidad Cherepovets, ubicada al norte de Moscú. El vehículo policial se ha cruzado en mitad de una avenida del municipio para cortar la trayectoria de un automóvil que circulaba a toda velocidad en dirección a dos peatones que pasaban por un paso habilitado.

Así se puede apreciar en unas imágenes grabadas por una cámara de seguridad y difundidas por las autoridades rusas en las que aparecen los uniformados patrullando por una vía cuando, de repente, irrumpe un coche avanzando a toda velocidad por el carril izquierdo hacia dos personas.

Con el objetivo de evitar un impacto que podría haber resultado fatal, el agente que iba al volante tira de reflejos y cruza el vehículo policial en mitad de la calzada, provocando una colisión para cortar la trayectoria del infractor. Una maniobra muy peligrosa que sirvió para salvarles la vida a los dos peatones que cruzaban la calle.

Antes del impacto, los agentes encendieron las señales luminosas y acústicas pero al ver que el kamikaze no disminuía la velocidad tuvieron que actuar con esta contundencia.

Según parece, el vehículo infractor no disponía de la documentación pertinente y el conductor dio positivo en el control de drogas que le practicaron. Además, trató de obstruir la labor policial, según apuntan las autoridades rusas.

Todo ello comportó una fuerte sanción económica y el arresto administrativo durante cinco días tanto del conductor como del acompañante que iba en el vehículo en el momento de los hechos.