La Policía iraní califica la muerte de Amini, la joven detenida por llevar mal el velo, de "incidente desafortunado"

·2 min de lectura

La Policía de Irán ha calificado este lunes la muerte de Mahsa Amini como “un incidente desafortunado” y ha afirmado que es falso que la joven fuese “golpeada” bajo custodia policial tras ser detenida por no llevar bien el velo.

Amini, de 22 años, falleció el viernes a consecuencia del infarto y el coma que sufrió el martes en una comisaría de Teherán, donde estaba detenida por la llamada Policía de la moral por no llevar bien el velo, lo que ha provocado protestas en el país.

“Es un incidente desafortunado y esperamos que no haya incidentes similares”, ha dicho en una rueda de prensa el jefe de la Policía de Teherán, Hossein Rahimi. El responsable policial ha negado que la joven fuese golpeada o maltratada durante su arresto o en la comisaría y ha rechazado hacer comentarios acerca de la causa de la muerte.

“Hemos investigado y todas las pruebas muestran que no hubo negligencia o comportamiento indebido de la Policía”, ha asegurado Rahimi. “Se han realizado acusaciones cobardes contra la Policía iraní. Se han publicado mentiras”, ha asegurado.

Fue detenida porque su “vestimenta no era adecuada”

El jefe de la Policía de la capital sí ha reconocido que Amini fue detenida porque su “vestimenta no era adecuada”. “La vestimenta tanto para hombres como para mujeres debe estar de acuerdo con la ley del país”, ha remarcado.

Muchos iraníes comenzaron a mostrar su indignación el jueves, cuando transcendió que Amini se encontraba en coma en el Hospital Kasra de la capital tras sufrir un ataque al corazón en la comisaría donde estaba detenida por la Policía de la moral por no llevar bien el velo.

La Policía afirmó entonces que la joven “sufrió repentinamente un problema del corazón” y publicó un vídeo en el que supuestamente se ve a Amini cayéndose al suelo mientras habla con un agente en la comisaría, pero la familia no ha confirmado que se trata de ella.

La muerte de Amini ha provocado protestas en Teherán, en su ciudad natal de Saghez, en la provincia de Kurdistán iraní, y donde la Policía usó la fuerza durante el entierro de la joven el viernes.

Los manifestantes corearon “Mujeres, vida y libertad” o “Muerte al dictador”, en referencia al líder supremo, Ali Jameneí, en las protestas de los tres últimos días.

La prensa reformista ha criticado duramente lo ocurrido y pedido que se investigue el comportamiento de la llamada Policía de la moral.

El Gobierno del ultraconservador presidente de Irán, Ebrahim Raisí, ha aumentado en los últimos meses la presión para que las mujeres cumplan con las estrictas reglas de vestimenta.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR