La policía alemana confisca 60 millones de dólares en bitcoins. Y ahora: "¿Cuál es la contraseña?"

John O'Donnell
·2 min de lectura
FOTO DE ARCHIVO: Representaciones físicas de la criptomnoneda Bitcoin frente a un gráfico de bolsa

Por John O'Donnell

FRÁNCFORT, 5 feb (Reuters) - Fiscales alemanes han confiscado más de 50 millones de euros (60 millones de dólares) valorizados en bitcoins en manos de un estafador. Solo hay un problema: no pueden liberar el dinero porque no encuentran la contraseña del software que almacena la criptomoneda.

Un hombre fue condenado a la cárcel y desde entonces ya ha cumplido la sentencia, pero mantuvo silencio durante toda la investigación mientras la policía hacía esfuerzos inútiles por ingresar al sistema para acceder a más de 1.700 bitcoins, dijo un fiscal de la ciudad bávara de Kempten.

"Se lo preguntamos pero no nos la dijo", dijo el fiscal Sebastian Murer a Reuters el viernes. "Quizás no lo sabe".

Los bitcoins se almacenan en un programa conocido como billetera digital que está encriptado. Se utiliza una clave para destrabar el sistema y acceder a las monedas digitales. Cuando la contraseña se pierde no es posible que otro usuario abra la billetera virtual.

La persona responsable por el fraude fue sentenciada a más de dos años de cárcel por instalar de forma encubierta el programa en otras computadoras a fin de potenciar su capacidad de "minar" la divisa virtual, es decir, de producir bitcoins.

Cuando fue encarcelado, las bitcoins que había acumulado valían una fracción de lo que cuestan actualmente. El precio de la bitcoin se ha disparado en el último año hasta marcar un récord histórico de 42.000 dólares en enero.

El viernes, la moneda digital más popular del mundo cotizaba en 37.577 dólares, de acuerdo al sitio de blockchain Coindesk.

De todas formas, los fiscales se han asegurado de que el hombre acusado no tenga más acceso a criptomonedas.

(1 dólar = 0,8349 euros)

(Información de John O'Donnell; información adicional de Anna Irrera en Londres; editado en español por Marion Giraldo)