La policía admite el "desafío" de controlar las protestas en el G7

·1 min de lectura

Londres, 10 jun (EFE).- Las fuerzas del orden admitieron este jueves el "desafío" que supondrá controlar las posibles protestas en Cornualles, suroeste de Inglaterra, con motivo de la cumbre del G7 (países más ricos del mundo) que empieza este viernes.

La policía de los condados de Devon y Cornualles informaron hoy de que unos 40 grupos se han puesto en contacto con las fuerzas del orden para confirmar su intención de protestar contra el evento, que se celebra en el hotel Carbis Bay, cerca de la localidad de St Ives.

No obstante, otros grupos, entre ellos la denominada Coalición Resistir el G7, han indicado que no colaborarán con la policía.

En la última semana, agentes de todo el país llegaron a Cornualles para tomar parte del fuerte operativo de seguridad de la cumbre, en el que participan 1.500 agentes y 100 perros especialmente entrenados, según fuentes policiales.

El inspector Nathan Johnson, de la policía de Devon y Cornualles, indicó a los medios que los agentes pueden facilitar las protestas porque forman parte del "engranaje" del Reino Unido.

"Queremos que la gente pueda protestar y que proteste de una manera que no altere Cornualles, hay que tener un equilibrio", dijo Johnson, y reconoció que "los grandes desafíos para nosotros son los grupos que no quieren trabajar con la policía".

Los líderes de EE.UU., Reino Unido, Alemania, Francia, Italia, Canadá y Japón, junto con la Unión Europea (UE), se reunirán este viernes y sábado en Cornualles, en lo que será el primer encuentro presencial en dos años.

(c) Agencia EFE