Italia, avergonzada e indignada por el tutorial de cómo comprar de forma sexy de la RAI

M. J. Arias
·5 min de lectura

Vengonzoso, inapropiado, sexista… los adjetivos negativos se agolpan en las críticas que desde este miércoles recibe un espacio de la cadena italiana Rai en el que se emitió un tutorial con consejos destinados al público femenino sobre cómo hacer la compra de manera sexy. La tormenta tanto política como mediática despertada por este contenido ha supuesto la apertura de una investigación y la suspensión del programa hasta que se aclare cuál será su futuro.

La críticas arrecian para el tutorial emitido durante la tarde del martes –solo unas horas antes del Día Internacional contra la Violencia contra la Mujer– como parte del programa de Rai2 Detto Fatto. Conducido por Bianca Guaccero, este espacio contó con la participación de la bailarina de barra Emily Angelillo, que fue la encargada de representar todos esos consejos y acabó con un número en el que bailaba con el carro de la compra. El contenido y las imágenes, que circulan en redes sociales, hablan por sí solas. Incluso aunque no se entienda italiano.

Así, por ejemplo, se ve que para hacer la compra de forma sexy, además de ir al supermercado con minifalda, top veraniego y tacones, hay que andar por los pasillos como si se estuviese sobre la pasarela de Milán adelantando una pierna a la otra y usado el carro como apoyo para no trastabillar. Mostrado esto, el tutorial da algunas ideas sobre posturas sugerentes con las que afrontar retos de hacer la compra como no llegar al estante superior o que se caiga un producto al suelo y tener que recogerlo.

Para la primera situación proponen arquear la espalda, levantar el brazo y, si se le quiere dar al acto es sí un poco más de “intriga”, levantar una de las pierdas doblándola hacia atrás por la rodilla. Para la segunda, el consejo es agacharse apoyando una rodilla en el suelo y la otra dejándola en ángulo recto. Pero, ojo, avisan, bien juntas las piernas para que la situación no sea “vulgar”. El toque final es levantarse alzando un poco el trasero.

Comentarios e imágenes que han indignado tanto a medios como autoridades. “Esa compra sexy, una vergüenza Rai”, titula La Stampa. En La Repubblica e Il Corriere della Sera recogen las reacciones tras la emisión. Entre ellas, la de numerosos políticos escandalizados y molestos.

La ministra de Agricultura Teresa Bellanova se pregunta en su perfil de Twitter hasta cuándo se va a seguir representando a las mujeres “de forma falsa, estereotipada, con tacones de aguja, movimientos sexys, siempre perfectas, sirenas o brujas”.

Michele Anzaldi, diputado de Italia Viva y secretario de la Comisión de Vigilancia Rai, se hacía eco en Facebook de las críticas y añadía otra pregunta: “¿Ante la constante y continua sucesión de ‘casos’ bochornosos en la función pública, de errores, deslices, violaciones del pluralismo y de las reglas del periodismo, a qué esperan que los partidos mayoritarios para intervenir en la cima del Rai? De nada sirve indignarse y protestar si no llegamos hasta el final con las necesarias medidas consiguientes. Si los partidos no se mueven, el mundo de la cultura, el periodismo y la edición lo hará”.

Y las quejas no han sido solo de fuera, también desde dentro. El secretario del sindicado de periodistas de la cadena (Usigrai), Vittorio Trapani, se ha referido a este tutorial como “una cosa innoble. Indigno de Rai y del Servicio Público. ¿Quién piensa y crea estos espacios ha leído alguna vez el Contrato de Servicio? Yo les ayudo: Rai está obligada a usar lenguajes e imágenes ‘respetuosos, no discriminatorios y no estereotipados hacia la mujer’ (artículos 9 y 25)”.

La consejera de la cadena, Rita Borioni, ha pedido explicaciones apuntado no solo lo inapropiado del contenido, sino el agravante de haberse producido “en vísperas del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, un guiño, parodia inútil y vulgar que proponía un modelo de mujer ¡Basta! Es necesaria la intervención inmediata del presidente de la Rai y del director gerente”.

Desde la propia cadena han salido al paso de las críticas tomando medidas. Se ha suspendido por ahora el programa y se investiga quién aprobó un contenido como este. El director de RaiDue, Ludovico Di Meo, ha pedido disculpas y señalado que se trata de “un error muy grave”. Por su parte, Fabrizio Salini, director de la Rai, se ha pronunciado en el mismo sentido añadiendo que lo visto “nada tiene que ver con el espíritu de servicio público y con la línea editorial de esta Rai. Estamos evaluando el futuro de este programa”.

Por su parte, Guaccero, conductora del programa (eliminado de RaiPlay), ha publicado un post extenso en Instagram comentando lo sucedido. “Soy una mujer, madre soltera, que lucha cada día por aquello en lo que cree ... especialmente en la defensa de la categoría que represento ... la mujer ... Siempre he trabajado proponiendo una imagen de mí misma muy alejada de la de la mujer como objeto. .. tratando de derribar cualquier muro de prejuicios y machismo ... pero soy la presentadora de un programa, asumo parte de la responsabilidad de lo sucedido. Pedir disculpas a todos por la superficialidad con la que se manejó esta situación por parte de todo nuestro equipo”.

Continúa su texto intentando explicar que la idea del programa es llevar algo de alegría y evasión al espectador en tiempos complicados y que su equipo actuó de “buena fe”. La idea era, añade, que “el tutorial en cuestión tenía que ceñirse a unos tonos cómicos y surrealistas, para no ser tomado en serio, pero esta vez nos equivocamos”. Por eso ha reiterado sus disculpas y prometido que se asegurará “de que esto nunca vuelva a suceder”.

EN VÍDEO | El volcán Stromboli de Italia explota