¿Podría el estómago de este cocodrilo esconder una pista sobre algún desaparecido?

Hace aproximadamente un mes, MJ, un cocodrilo de casi cinco metros de largo, tuvo una pelea con otro y murió en una granja australiana. Al abrirle para realizarle la autopsia y establecer las causas exactas de la muerte encontraron en su estómago una placa quirúrgica que esperan pueda ayudar de alguna manera a localizar a una persona desaparecida. De momento todo son teorías y no se descarta que perteneciese a una mascota.

En el interior de este cocodrilo muerto encontraron una placa quirúrgica que es todo un misterio en Australia. (Foto: Foto compartida por Koorana Crocodile Farm en Facebook)

El trozo de metal encontrado en el interior de este cocodrilo de Koorana Crocodile Farm, cerca de Rockhampton (Australia), mide 10 centímetros y, según informa The Guardian, podría llevar décadas en su estómago. Cuenta con perforaciones para seis tornillos y en palabras del gerente de la granja, John Lever, les han informado de que se trata de un instrumental de fabricación suiza y “un modelo bastante antiguo”.

El principal problema con el que se encuentran a la hora de determinar quién podría ser su propietario es que los ácidos del estómago lo han deteriorado hasta tal punto de que es imposible ver bien el código que lleva inscrito y que, indudablemente, ayudaría a la identificación del propietario. "Podría haber estado en el estómago del cocodrilo durante 45, 50 años”, apunta Lever.

La teoría de los trabajadores de la granja es que la pieza perteneció a una persona y podría ayudar a resolver algún caso de desaparición sin resolver. Pero lo cierto es que, sin la policía aún involucrada en el caso, todo son conjeturas y teorías poco sólidas. Por eso Lever ha reconocido a Australian Associated Press que no se puede descartar que la placa estuviese en el cuerpo de una mascota.

"Podría haber sido utilizado en una mascota o en una cirugía humana, no lo sabemos", reconoce Lever. El ejemplar de cocodrilo que la tenía en su interior llevaba seis años en la granja tras ser mudarse de otra situada en el norte de Queensland.

En declaraciones a CNN el gerente de Koorana Crocodile Farm ha asegurado que suelen encontrar “cosas raras” continuamente en el estómago de los cocodrilos, pero que nunca habían dado con algo así. La teorías sobre si la placa pertenece a un humano o a una mascota están dando mucho de qué hablar en la página de Facebook de la granja, donde han compartido las imágenes del hallazgo.