El Poder Judicial iraní dicta otras tres sentencias de muerte en medio de la condena internacional

© Dylan Martinez / Reuters

Las autoridades judiciales iraníes anunciaron tres nuevas sentencias de muerte contra manifestantes, acusándolos de matar a miembros de las fuerzas de seguridad durante las protestas desencadenadas tras la muerte de Mahsa Amini. Esto se produce después de la condena internacional que siguió a la ejecución de dos jóvenes. Bélgica, Holanda y Dinamarca convocaron a los embajadores de Irán a sus territorios y la Unión Europea prepara una nueva tanda de sanciones.

El Poder Judicial iraní dictó este lunes 9 de enero sentencias de muerte contra otras tres personas acusadas de la muerte de miembros de las fuerzas de seguridad en el centro del país, en el seno de las protestas que siguieron a la muerte de la joven Mahsa Amini a mediados de septiembre.

Las nuevas sentencias, que aún son preliminares y sujetas a apelación, elevan a 17 el número total de fallos de la pena máxima dictados en casos relacionados con las protestas, cuatro de los cuales ya han sido ejecutados.

Saleh Mirhashemi, Majid Kazemi y Saeed Yaghoubi fueron condenados a muerte por cargos de "moharebeh" (librar una "guerra contra Dios") en virtud de la ley islámica, sharia, de Irán, dijo el sitio web de noticias 'Mizan Online', del Poder Judicial.

El portal web indicó que los tres jóvenes fueron condenados por participar en el asesinato de tres miembros de las fuerzas de seguridad en la provincia de Isfahan, en el centro del país, el 16 de noviembre.

El tribunal dictaminó el encarcelamiento de otros dos acusados ​​en el mismo caso, según el portal web del organismo, que dejó claro que todos los fallos son preliminares y susceptibles de apelación ante el Tribunal Supremo.

Países europeos convocan a embajadores iraníes

Con AFP


Leer más sobre FRANCE 24 Español

Leer tambien:
En Irán, dos jóvenes fueron ejecutados en relación con las protestas
El régimen de Irán detiene a la actriz Taraneh Alidoosti por su apoyo a las protestas
Irán llega al tercer mes de históricas protestas detonadas tras la muerte de Mahsa Amini