Poca pluma y pocas mujeres: el Orgullo LGTBI sigue siendo principalmente gay

·2 min de lectura
Carroza del Orgullo en Torremolinos (Málaga) en 2018. (Photo: SOPA Images via LightRocket via Getty Images)
Carroza del Orgullo en Torremolinos (Málaga) en 2018. (Photo: SOPA Images via LightRocket via Getty Images)

“Macho, macho man”, cantaban los Village People, uno de los grupos insignia del movimiento gay, en 1978. Y, más de 30 años después, la situación se sigue repitiendo en numerosos perfiles de Grindr o en los propios locales y fiestas para hombres gais de ciudades como Madrid o Barcelona: mucho macho y poca pluma.

Basta con echar un ojo a las carrozas del Orgullo de Madrid para darse cuenta de que la presencia masculina es la mayoritaria dentro del colectivo y que, además, la imagen que se transmite es la misma: hombres masculinos, con cuerpos normativos y musculados.

Dentro de las aplicaciones de ligues, mensajes como estos son más que frecuentes y las consignas “mascxmasc” (masculino por masculino) se repiten en numerosos perfiles. Este fenómeno se conoce como plumofobia y es un odio y/o rechazo deliberado a los hombres gais con expresión de género femenina.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

De hecho, según un estudio publicado en la revista Gay Times con hombres gais de Estados Unidos y Reino Unido, puso de manifiesto la discriminación dentro del colectivo. Un 35% de los encuestados afirmó que los gais con pluma daban mala imagen a la comunidad LGTBI. El enemigo dentro de casa.

Plumofobia, una cuestión de machismo

Para Jose Mola, activista del COGAM e investigador sobre discriminación por expresión de género, la plumofobia “es una simple cuestión de machismo”. “Muchas veces cuando queremos faltar el respeto humillar a alguien se utilizan expresiones femeninas como pasivaza o loca. Todo por una cuestión de misoginia que, por tradición en este país, a la mujer se le ha discriminado y al homosexual se le ha intentado asociar con todo lo femenino para humillarle”, explica.

Maricón puede ser homofobia o puede ser pura transmisoginiaDaniel Bugby, activista

En el mismo sentido apunta el activista Daniel Bugby, quien recalca que el insulto maricón “no es siempre una cuesti&oacute...

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente