Las playas de Ucrania se convierten en un respiro de la guerra para sus habitantes

La llegada del verano y las altas temperaturas hacen que las playas y ríos sean destinos muy cotizados en los que poder darse un chapuzón y olvidar, al menos por unas horas, la rutina diaria. También ocurre en Ucrania, un país azotado por la guerra desde febrero de 2022.

Sus habitantes intentan tomarse un respiro de su dura situación y descansar y refrescarse en las aguas, aunque no es fácil aislarse de un conflicto armado como el que vive el país.

De hecho, las playas de la localidad costera de Odesa no permiten el baño debido al riesgo de minas. Unos meses estivales atípicos para unos ucranianos que siguen viendo cómo su país se encuentra en medio de una guerra con Rusia.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente