La playa más singular del planeta tiene la arena roja

A 8 kilómetros de la costa de Irán, en el Golfo Pérsico, se encuentra la isla de Ormuz, que tiene apenas 42 kilómetros cuadrados de superficie y que cuenta con una particularidad que la convierte en un lugar especial. Y es que su suelo alberga una alta concentración de óxido de hierro que otorga al paisaje un característico color rojizo.

La presencia de este color se nota especialmente en la llamada Playa Roja, una de las principales maravillas de Ormuz. No solo la arena adquiere esta tonalidad por el óxido de hierro, sino que a veces también el agua del mar se tiñe de rojo dibujando un paisaje de ensueño que brilla especialmente al amanecer y al anochecer.

El óxido de hierro es un mineral que durante siglos se ha utilizado en industrias como la cerámica, el vidrio, la cosmética o el teñido y que incluso servía como especia para la cocina. En Ormuz está protegido para evitar la degradación de la isla, que recibe multitud de turistas para conocer este lugar único.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente