Una placa recuerda la casa donde Berlanga pasó su infancia y juventud

·2 min de lectura

Valencia, 6 oct (EFE).- El Ayuntamiento de Valencia ha homenajeado este miércoles a Luis García Berlanga con la colocación de una placa en la casa donde pasó buena parte de su infancia y su juventud y a la que le gustaba volver cuando se fue a vivir a Madrid para seguir con su carrera cinematográfica.

El descubrimiento de la placa ha tenido lugar en el número 1 de la céntrica calle de Barcelonina, donde estaba el Hotel Londres, en el Día del Cine Español, que se celebra por primera vez este año coincidiendo con la fecha de finalización del rodaje de "Esa pareja feliz", el primer largometraje del director valenciano.

Esta iniciativa forma parte de las actividades con motivo del Año Berlanga, que se extienden hasta el 12 de junio de 2022 y con las que se pretende divulgar la obra del cineasta y aproximar su figura entre la ciudadanía, según recuerda el Ayuntamiento.

El alcalde de Valencia, Joan Ribó, acompañado de la vicealcaldesa y concejala de Desarrollo Urbano, Sandra Gómez, y otros miembros del equipo de gobierno, ha asistido al acto, donde también ha estado Pepe García Berlanga, sobrino del director, en representación de la familia.

Ribó ha manifestado que para Luis García Berlanga "Valencia siempre fue un lugar al que volver, la ciudad de sus recuerdos y una motivación para su arte", por lo que esta placa "es un homenaje sincero a una persona admirada y querida" en esta ciudad y en el mundo del séptimo arte.

La vicealcaldesa ha resaltado "la trascendencia y la huella para el cine español de Berlanga", que "nunca se desarraigó de Valencia", y ha dicho que esta ciudad "no permitirá que se pierda su memoria".

Pepe García, hijo de un hermano del homenajeado, ha puesto de relieve que su tío, tras marchar a Madrid para continuar con su carrera, siempre volvía a Valencia a ver a la familia y la vivienda de la calle de Barcelonina "era el punto de encuentro con todas las amistades de la ciudad".

"Cualquier excusa era buena para poder venir a Valencia porque le daba vida: el sol de Sorolla, la luz, la playa, el mar y, sobre todo, la gente" eran para él algo "excepcional", ha señalado.

Según Pepe García, su tío "disfrutaba hablando con todo el mundo, incluso con los pirados geniales que había en Valencia y que ya no existen, como otras muchas cosas que han desaparecido con las franquicias y la tecnología punta que nos rodea".

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente