'Pitbull' Cruz, el peleador que le devolvió la fe en el boxeo a los mexicanos

·4 min de lectura
Pitbull Cruz celebra tras vencer a Yuriorkis Gamboa. (Cooper Neill/Getty Images)
Pitbull Cruz celebra tras vencer a Yuriorkis Gamboa. (Cooper Neill/Getty Images)

Isaac “Pitbull” Cruz le hace honor a su apodo cada vez que se sube a un ring. No deja respirar a sus rivales. Suena la campana y Cruz va sobre ellos como un perro de caza sediento de sangre. Lo demostró el sábado pasado una vez más. Derrotó al cubano Yuriorkis Gamboa en cinco rounds tras haberlo derribado en tres ocasiones, la primera de ellas en el asalto inicial. Tiene muchos detalles que mejorar, pero México tiene en Pitbull a un prospecto de ídolo.

No se lleva muy bien con las cámaras. No por falta de disposición, pues les gusta atender a los medios. Él lo ha explicado con toda la precisión posible: le gusta hablar arriba del ring, no ante la televisión y, mucho menos, en las redes sociales, como es el caso de su posible rival Ryan García. Esa discreción que tanto pregona en su personalidad queda totalmente de lado cuando le ponen un peleador enfrente. Su estilo de boxeo tiene reminiscencias del mejor Mike Tyson: son tipos que pretenden aniquilar a sus oponentes en la menor cantidad de tiempo posible y con lujo de violencia.

Contra Gamboa, en el estadio de los Cowboys, Cruz sacó a relucir ese ímpetu. Es fanático de tirar volados y ganchos, dos de los golpes más peligrosos que existen en el boxeo, y lo hace con una frecuencia asombrosa. Pitbull puede calificar como máquina de lanzar golpes o como tirapiedras, desde un punto de vista más despectivo. Porque también hay una realidad imposible de ocultar cuando se habla de él: su técnica es limitada y tiende a lanzar golpes al aire que solamente sirven para mermar su fondo físico.

Por supuesto que ese estilo sediento de sangre lo ha colocado de inmediato en el corazón de los fanáticos mexicanos. Es entendible: desde hace mucho tiempo se echa en falta un ídolo “genuino”. Nacido en la Magdalena Contreras, Ciudad de México, Cruz no había tenido grandes reflectores en sus pasos. Hasta el año pasado, era un desconocido para el gran público. Hoy en día ya lleva puesta la etiqueta de aspirante a campeón del mundo. Pero hay que tener paciencia.

En su pelea de diciembre contra Gervonta Davis, monarca de peso ligero, Cruz mostró una disciplina defensiva que llevó el combate a la decisión. El desarrollo de las acciones sorprendió a todo el mundo: se esperaba un nocaut rápido y fulminante, al estilo de Tank. Cruz puso en aprietos al protegido de Mayweather y se convirtió en el primer rival en aguantarle 12 rounds completos sin visitar la lona.

También es cierto que Davis peleó con la mano lesionada durante la mitad de la reyerta, hecho que no limita la buena actuación de Pitbull, pero que sirve para matizar la pelea y sus consecuencias: Isaac todavía no está listo para pelear (y mucho menos vencer) a los tiburones de las 135 libras. Su promotor Manny Pacquiao tendrá que ser muy inteligente para manejar el destino del mexicano. Sería un suicidio llamar a los nombres más pesados de la división: Kambosos, Haney, Lomachenko y el propio Gervonta, que en un buen día, con la mano al 100%, podría dejar la primera pelea como un lindo recuerdo y nada más.

Cruz llevó a la lona en tres ocasiones a Gamboa antes de ganar en el quinto asalto. (Cooper Neill/Getty Images)
Cruz llevó a la lona en tres ocasiones a Gamboa antes de ganar en el quinto asalto. (Cooper Neill/Getty Images)

Cruz tiene campo de mejora. Lo debe aprovechar. Su repertorio necesita más golpes rectos (jabs y cruzados) para encauzar la violencia incontenible que sus puños y corazón resguardan. Quizá no se le puede pedir mayor refinamiento técnico, porque su naturaleza boxística está muy definida, pero debe aprender a administrar los recursos que ya posee y añadir más herramientas a su catálogo.

Antes de ser contendiente mundial, Isaac Cruz tiene un rival inevitable en la mira: Ryan García. La necesidad es mutua. Son el oponente perfecto el uno para el otro. Si la pelea se concreta, y si Pitbull derrota a The King, entonces la hoja de ruta tendrá más sentido. Isaac Cruz cuenta con el potencial, pero su presencia en las Grandes Ligas todavía se encuentra en período de prueba. Solo el tiempo dirá si es, en efecto, un nuevo ídolo o un peleador más.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Conductor enfrenta a sujeto que no paraba de acosar a mujeres y le da una lección

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente