El pistacho, ¿un aliado antioxidante?

Un puñado de pistachos.
Un puñado de pistachos.

Un puñado de pistachos.

Cuando hablamos de alimentos antioxidantes los primeros que se nos vienen a la cabeza son los arándanos, las cerezas o la remolacha, pero según un nuevo estudio de la Universidad de Cornell (Nueva York, Estados Unidos) publicado en su revista Nutrients el pistacho tiene una capacidad antioxidante superior.

“Consideramos que la elevada actividad antioxidante del pistacho podría deberse a los compuestos exclusivos de los pistachos, como la vitamina E, los carotenoides, los fenólicos y los flavonoides. La combinación o interacción de estos antioxidantes beneficiosos, compuestos bioactivos, junto a otros nutrientes de los pistachos, es probablemente lo que contribuye a los numerosos beneficios para la salud que se han observado en los estudios sobre los pistachos en los últimos años”, señala Dr. Rui Hai Liu, profesor de Ciencias de la Alimentación de la Universidad de Cornell.

Los pistachos, que son una buena fuente de proteína cruda, tienen diferentes beneficios para la salud, como explica el doctor Ramón Estruch, miembro del Servicio de Medicina Interna del Hospital Clínica de Barcelona, en una nota sobre el estudio remitida por American Pistachio Growers.

“En comparación con otros frutos secos, el pistacho tiene una menor cantidad de grasa y contenido energético, junto a una alta proporción de fibra —tanto soluble como insoluble—, potasio, vitaminas E y K, fitosteroles, determinados carotenoides como la luteína y zeaxantina, y también compuestos fenólicos, que explican su gran capacidad de protección frente a numerosas enfermedades”, señala el médico.

Algunos alimentos antioxidantes.
Algunos alimentos antioxidantes.

Algunos alimentos antioxidantes.

El doctor Estruch enumera una serie de beneficios para la salud general derivados del consumo regular de pistachos:

  • Reducción de la presión arterial “al facilitar la síntesis de óxido nítrico, un potente vasodilatador”.

  • “Facilita la función endotelial y reduce la rigidez arterial —nuevos factores de riesgo vascular—”.

  • “Mejora el perfil lípido al reducir el colesterol total y sobre todo el colesterol perjudicial – LDL—colesterol”.

  • “Minimiza la incidencia de diabetes al tratarse de un alimento con bajo índice glucémico”.

  • También promueve el crecimiento de las bacterias saludables de la flora intestinal gracias a su alto contenido en fibra que al fermentar se convierte en ácidos grasos de cadena corta, como el butirato”.

Para Estruch, estos mecanismos “determinan que las personas que consumen con frecuencia estos frutos secos presenten una reducción de casi un 20% en la mortalidad total y una reducción cercana al 30% en el riesgo de sufrir complicaciones cardiovasculares mayores”.

Hay que recordar que los profesionales sanitarios recomiendan seguir una dieta equilibrada combinada con ejercicio físico y buenos hábitos de descanso, por lo que si tienes alguna duda a la hora de incorporar los pistachos a tu dieta puedes consultarlo con tu médico.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR