La pista de una espectadora de 'Viva la vida' reabre el caso Alcàsser de Palencia tras 30 años

·2 min de lectura

El programa de Telecinco Viva la vida ha conseguido que se reabra el llamado caso Alcàsser de Palencia, 30 años después de que tuviera lugar, gracias a un reportaje que emitió el pasado febrero. Una espectadora, motivada por el programa, recordó que a ella y a una amiga suya les había ocurrido un suceso muy similar por las mismas fechas, en 1992, pero en esta ocasión las chicas consiguieron salvarse de un final fatal, no como el de las dos adolescentes castellanas.

Manuela y Virginia desaparecieron poco después de que estallara el caso de las niñas de Alcàsser (Valencia). Estas jóvenes, de 13 y 14 años, regresaban a su municipio, Aguilar del Campo, haciendo autostop desde la cercana Reinosa. Según informó la Guardia Civil en su día, montaron en un Seat 127 conducido por un joven de entre 21 y 24 años y nunca más volvieron a aparecer.

El caso se cerró por falta de pistas, pero la aportación que ha hecho esta ciudadana y espectadora del espacio de Telecinco ha sido decisiva para abrir el caso. Como ha recordado la mujer, ella y una amiga estaban esperando a que un taxi las recogiera para regresar a su hogar cuando un hombre les ofreció acercarlas a casa. Ambas aceptaron, ya que el autostop era una práctica muy extendida por aquella época.

Sin embargo, cuando iban ya de camino, el conductor se desvió y una de ellas agarró el volante y dio un volantazo hacia la cuneta, al entender la actitud del hombre como sospechosa. En ese momento, ambas aprovecharon para huir. Nunca denunciaron los hechos porque, según la espectadora, tenían 15 años y se habían escapado de casa, por lo que tenían miedo de las posibles represalias de sus padres.

Se ha detenido a un sospechoso

Pero ahora, la mujer se ha atrevido a contarlo públicamente, porque según ha explicado al programa le coincidía todo lo que veía en el reportaje emitido por la cadena sobre el caso de Virginia y Manuela. Su relato ha servido para que se vuelvan a reabrir las investigaciones porque ha dado pistas sobre el posible agresor de las niñas, cuyo sospechoso ha sido detenido tras el testimonio por la posible vinculación con el caso.

Tras conocerse, el programa Viva la Vida ha entrevistado a Emilio Guerrero, el hermano de Virginia, que, aunque tiene miedo por saber todo lo ocurrido siempre conserva esperanza: “Tengo una sensación de esperanza, alegría y miedo”.

Aun así, el autor del intento de secuestro de la espectadora no podrá ir a la cárcel, ya que el delito se encuentra prescrito tras 30 años.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente