El Pirojki Bar trae los sabores tradicionales de Rusia y Ucrania a París

·2 min de lectura

Este es el "Pirojki bar" de París. Abierto tras el inicio de la guerra en Ucrania, reúne en una misma carta platos tradicionales ucranianos y rusos. La propietaria, Elena Biktimirova, lleva ambas culturas y países en su corazón y en su ADN. Es rusa, pero una de sus abuelas y muchos de sus familiares son de Ucrania. Elena dice que su idea es unir a la gente, desgarrada por la guerra.

"Son las recetas de mis abuelas ucranianas y rusas. Por ejemplo, mi abuela me enseñó a hacer albóndigas, mi abuela es de un pueblo ucraniano, Pustovoitovo, y allí pasé toda mi infancia. Lo más preciado de mi infancia es el sabor de la comida de mis abuelas, de esas albóndigas. Y puedo dar esto al mundo, me ayuda, me salva y creo que a todos los que trabajan conmigo, y a todos los que vienen aquí. Lo que me sorprendió fue la reacción positiva del público ante este concepto, tengo muchos clientes de Ucrania y Rusia y todos están contentos de apoyar el bar Pirojki, porque este es un lugar de unidad, paz, amor y sabor, que conocemos desde la infancia", explica Elena.

Euronews.
Elena Biktimirova, propietaria del restaurante. - Euronews.

Este bar fue decorado por artistas modernos de varios países, que se inspiraron en la idea de la unidad y la paz. Trabajaron totalmente gratis. Las mujeres que cocinan aquí, ayudando a Elena, llegaron a París tanto de Rusia como de Ucrania.

"Lo que me llamó la atención fue que la receta de mi madre y las recetas de las chicas con las que trabajo coinciden casi hasta el más mínimo detalle, es decir, tanto en Ucrania como en Rusia, seguimos los mismos estándares. Y aquí encontramos la unidad absoluta, cuando probamos algo decimos: "¡Sí! ¡Esto es! ¡Este es el sabor correcto!", relata la propietaria.

Euronews.
La cocina tradicional de Rusia y Ucrania comparten un lazo histórico y emocional imposible de romper a pesar del conflicto. - Euronews.

"El día de la inauguración, vinieron a verme muchos invitados, de San Petersburgo, de Moscú, de Kiev, de absolutamente todas las regiones de Rusia y Ucrania, y todos dijeron: ¡oh, sí, esto es, este es el sabor! ¿No es increíble? Por lo tanto, este es un lugar de unidad, y aquí encontramos la oportunidad de demostrar que nos queremos y que somos de donde somos".

"El mundo necesita esto, porque yo soy rusa, y tengo tres hermanos hoy en Ucrania con sus familias, el mundo necesita esto, porque si olvidamos que somos un todo, entonces no existiremos. Podemos sobrevivir a lo que está sucediendo ahora, a esta terrible tragedia que nos está ocurriendo, sólo con la ayuda del amor. Porque con el odio crearemos aún más destrucción", asegura con sentimiento Elena.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente