Piratas informáticos atacan a la junta militar en Birmania mientras crece presión internacional

·3 min de lectura

Piratas informáticos atacaron el jueves páginas web gubernamentales gestionadas por la junta militar en Birmania, en respuesta al bloqueo nocturno de internet, mientras que varios países, entre ellos Estados Unidos, redoblaban la presión para que se restablezca la democracia.

Un grupo llamado Hackers de Birmania atacó varías páginas gubernamentales, como la del Banco Central, la de propaganda del ejército, la cadena de televisión pública MRTV, la autoridad portuaria y la de la agencia de seguridad alimentaria y de salud.

La víspera, decenas de miles de personas se manifestaron en todo el país contra el golpe militar que derrocó al gobierno civil de Aung San Suu Kyi el 1 de febrero, poniendo fin a una frágil transición democrática de diez años.

Desde entonces, los militares no han dejado de endurecer la represión.

"Luchamos por la justicia en Birmania", declaró el grupo de piratas informáticos en Facebook. "Es como una gran manifestación ante las páginas web del gobierno", aseguraron.

Un periódico cercano a la junta confirmó que los sitios web militares también habían sido objeto de ciberataques.

En Rangún, los automovilistas bloquearon el tráfico el jueves, por segundo día consecutivo, en un intento de impedir el despliegue de las fuerzas de seguridad.

- Cientos de arrestos -

En la segunda ciudad birmana, Mandalay (centro), la policía y el ejército dispersaron a los manifestantes que bloqueaban el tráfico ferroviario, según testigos.

Un miembro de los servicios de emergencia explicó que las fuerzas de seguridad abrieron fuego, pero no pudo precisar si se trataba de balas de goma o munición real.

Cuatro conductores de tren fueron detenidos a punta de pistola en la ciudad, según la Asociación de Ayuda a los Presos Políticos (AAPP), con sede en Rangún. Esta asociación denunció más de 500 arrestos desde el golpe militar del 1 de febrero.

A primera hora de la mañana del jueves, once empleados del ministerio de Relaciones Exteriores fueron detenidos por participar en el movimiento de protesta, dijo una fuente del ministerio a la AFP.

En Myitkyina, en el norte del país, los medios locales mostraron filas de camiones militares apostados durante la marcha de los manifestantes.

El miedo a las represalias está presente en el ánimo de los habitantes de este país que ha vivido cerca de 50 años bajo la férula militar desde su independencia desde 1948.

Las fuerzas de seguridad dispararon en varias ocasiones balas de goma, usaron gases lacrimógenos u hondas contra los manifestantes, hiriendo a varios.

Una mujer de 20 años que recibió la semana pasada un disparo en la cabeza, probablemente con munición real, está en estado de muerte cerebral.

Un policía murió el martes debido a las heridas que sufrió en una manifestación en Mandalay.

Pese a ello, los llamados a la desobediencia civil prosiguen : médicos, profesores, controladores aéreos o trabajadores ferroviarios están en huelga contra el golpe.

- Sanciones y exigencias -

Los responsables de la política exterior de Estados Unidos, India, Japón y Australia reclamaron un "urgente" retorno a la democracia en Birmania, informó el Departamento de Estado.

En un comunicado en el que no se menciona a China, también instaron a un fortalecimiento de la democracia en Asia.

Pekín ha expresado por el momento apoyo a la junta birmana.

Paralelamente, el Reino Unido y Canadá sancionarán a tres generales birmanos por "graves violaciones de los derechos humanos", anunció la cancillería británica.

Las sanciones tienen como objetivo el ministro de Defensa, Mya Tun Oo, el ministro de Interior, Soe Htut, y su adjunto, Than Hlaing.

Noruega también anunció la suspensión de toda inversión en el país asiático.

bur-sde/at/af-pc-jz/mb