Entre piojos, barro y enfermedades: así viven los inmigrantes de la caravana

Después de caminar durante semanas desde sus países hasta la frontera entre Estados Unidos y México, los centroamericanos de la caravana de inmigrantes se están encontrando con más situaciones duras en Tijuana, ciudad en la aguardan con la esperanza de solicitar asilo en Estados Unidos. Algunos incluso decidieron regresar a sus hogares.

Sin embargo, son miles los que continúan esperando en Tijuana junto a la frontera y se espera que permanezcan allí durante meses. Desde su llegada, han estado durmiendo al aire libre, en tiendas de campaña, bajo techos de bolsas de basura o amontonados en un albergue en el que no hay suficiente espacio para todos. El hacinamiento, la lluvia y las bajas temperaturas han provocado la propagación de enfermedades entre los inmigrantes, como la gripe, los piojos o la varicela.

A las duras condiciones, hay que sumar la tensión que se vive en Tijuana. Por un lado, entre una parte de la población de la ciudad, donde se ha desatado una ola de xenofobia, y los inmigrantes y, por otro, entre los propios centroamericanos y las fuerzas fronterizas. Aun así, la mayoría están decididos a esperar en México la oportunidad de entrar en Estados Unidos.

Relacionado: La foto de una mujer embarazada de la Caravana de Inmigrantes que muestra las dificultades del viaje

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente