Por qué se sigue pintando a Baltasar de negro

·3 min de lectura
Jesulín de Ubrique como Baltasar en la cabalgata de Arcos de la Frontera (Cádiz). (Photo: Europa Press Entertainment via Europa Press via Getty Images)
Jesulín de Ubrique como Baltasar en la cabalgata de Arcos de la Frontera (Cádiz). (Photo: Europa Press Entertainment via Europa Press via Getty Images)

¡Ya llegan sus majestades los reyes! Melchor, con su barba blanca, Gaspar, con la suya castaña, y Baltasar... pintado de negro y con labios rojos. Esta escena se repite cada 5 de enero en muchas localidades españolas con las cabalgatas de los Reyes Magos.

El encargado de representar a Baltasar es en casi todas ellas blanco, con una capa de maquillaje negro. A diferencia de Melchor y Gaspar, que sí se corresponden con su raza.

Este debate, como el turrón o los polvorones, vuelve cada año, y sigue sin tomarse en serio. Por este motivo, cada vez más colectivos antirracistas y personalidades reivindican que esta tradición racista se acabe.

Son muchos los ayuntamientos que señalan que no encuentran a personas negras que quieran ser Baltasar o que no disponen de presupuesto para contratar a alguien negro así que optan por el blackface. Otros esgrimen que se trata de una tradición inofensiva para los niños y que no se hace con ánimo de ridiculizar.

Tal y como cuentan desde el medio antirracista Afroféminas, el blackface —pintarse la cara de negro— tiene su origen en el minstrel, un género musical y teatral de finales del siglo XIX en el que personas blancas se disfrazaban de esclavos negros para ridiculizarlos.

Esto se ve aún más claro cuando las representaciones de las personas negras en las cabalgatas son personas blancas pintadas. Así lo recuerda el periodista Moha Gerehou en un vídeo en eldiario.es, “muy negros y con labios rojos muy grandes”, un claro rasgo de exageración y caricaturización.

Con el fin de denunciar esta práctica, el humorista Omar Pretinho publica desde 2019 un vídeo cada Navidad para mostrar con humor cómo sería una cabalgata en África si el racismo fuese hacia los blancos, en un mundo paralelo.

Las tradiciones racistas de Alcoy e Igualada

Más allá de Baltasar, la Navidad propicia otras tradiciones locales donde los participantes, todos blancos, también se pintan la cara bien negra y los labios rojos para “tratar de asemejarse” a un negro en una visión claramente esterotipada.

La cabalgata de Alcoy (Alicante) es considerada como la más antigua de España y desde hace años se enfrenta a la polémica racista. En esta tradición, unos pajes pintados de negro muy oscuro, con labios rojos e indumentaria africana suben por una escalera para dar regalos a los niños.

Lo cierto es que, como se documenta en los archivos de la época, esta tradición tiene su origen en la esclavitud, ya que estos pajes eran descritos en la prensa de entonces como esclavos y la cabalgata era una forma de ridiculizarlos y mostrarlos de modo grotesco.

Tal y como cuenta la periodista Elvira Swartch Lorenzo en un artículo publicado en Afroféminas, “los pajes responden a una historia dolorosa y no asumida por este país, la de la esclavitud. Los pajes negros de Alcoy hunden sus raíces en la trata de seres humanos”.

Lejos de querer ser algo feliz para los niños, señala Swartch, es una “violencia” que muestra a las personas negras deshumanizadas.

Esta figura recuerda a la del Zwarte Piet, o paje negro, que se representa en Holanda. En 2015 la ONU pidió que se modificase esta tradición en la que se representa a un esclavo negro liberado por San Nicolás por ser considerada racista.

Otra figura controvertida es el paje Faruk de Igualada, también negro, y ridiculizado hasta el punto de cubrirse de un color negro totalmente irreal y de una forma esterotipada.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente