Piden justicia por la muerte de hijo de inmigrantes paraguayos en Argentina

Asunción, 18 ene (EFE).- Una treintena de estudiantes se concentró este miércoles en Asunción para reclamar justicia para Fernando Báez Sosa, un joven estudiante de 18 años e hijo de inmigrantes paraguayos por cuya muerte en 2020 están acusados ante la justicia argentina ocho jugadores de rugby.

Con globos blancos, velas y carteles con fotografías de Báez Sosa, los manifestantes, en su mayoría estudiantes de derecho, se congregaron a las puertas de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de Asunción (UNA) para enviar un mensaje de solidaridad a los padres del joven.

La concentración tuvo lugar cuando se cumplen tres años del ataque a golpes, ocurrido en la madrugada del 18 de enero de 2020, que segó la vida del joven, en un hecho que causó honda conmoción en Argentina.

"Nos llena de orgullo y de emoción que el pueblo paraguayo se haya manifestado de esa forma con lo sucedido con Fernando", dijo a EFE Nancy Sosa, prima del joven, quien se sumó a la manifestación en compañía de su hermana Mercedes.

Sosa aseguró que estos últimos tres años "fueron bastante duros" e "intensos" para la familia.

Por su parte, Carolina Bejarano, una de las estudiantes asistentes a la manifestación, aseguró a periodistas que están pidiendo "justicia y una condena que sea ejemplar" para los responsables.

El pasado 2 de enero, la Justicia de la localidad bonaerense de Dolores inició el juicio contra Máximo Thomsen, Matías Benicelli, Enzo Comelli, Blas Cinalli, Ayrton Viollaz y Luciano, Ciro y Lucas Pertossi, que tienen entre 21 y 23 años y son jugadores de rugby.

Los ocho están acusados de homicidio doblemente agravado por alevosía y participación de dos o más personas, cargos que podrían derivar en una pena a cadena perpetua.

Báez Sosa murió tras recibir una paliza a la salida de una discoteca en Villa Gesell, localidad ubicada a unos 400 kilómetros al sur de Buenos Aires, muy frecuentada en el verano austral por adolescentes y jóvenes.

Miles de personas se han movilizado para repudiar ese hecho e incluso el papa Francisco llamó a la familia del joven para interesarse por su situación.

(c) Agencia EFE