Piden 26 años de cárcel a unos jóvenes por devolver la vida al pueblo de Fraguas

Carlota E. Ramírez

Cuando uno sube por el pequeño camino que llega al pueblo de Fraguas (Guadalajara) y observa a su alrededor, es difícil imaginar que todo lo que está viendo —las casas, la fuente, el guardaleña, los almacenes...— está construido por un grupo de chavales que llegaron allí huyendo de la precariedad de la ciudad. Se trata de jóvenes de distintos ámbitos —activistas, sociólogos, arquitectos, profesores...— que empezaron a repoblar aquel lugar de Guadalajara que hasta los 60 fue el hogar de un centenar de personas. ¿El problema? El pueblo fue finalmente abandonado y posteriormente destruido por los militares. Hoy está declarado "monte público no urbanizable". Por eso, este viernes los repobladores están llamados a juicio denunciados por la Junta de Castilla - La Mancha y se enfrentan a 26 años de prisión en total.

Paneles solares, albercas de agua potable, casas reconstruidas sobre los cimientos de las que estaban derruidas, biblioteca, cocina, calefacción, una huerta, gallinas, un taller... El colectivo de repobladores tiene claro que una de sus prioridades es el respeto al medio ambiente, por eso han retirado los escombros y el plomo que dejaron allí los militares y han reconstruido sobre los cimientos que ya había de las casas originales para respetar la arquitectura original. Casa Cándida es la residencia principal, así llamada en honor a la mujer que la ocupaba allá por los 60.

Recuperando la memoria de lo que fue Fraguas

Lo único que quedaba intacto en Fraguas cuando llegaron los jóvenes era el cementerio. Gracias a eso conocieron a los antiguos habitantes del pueblo como Isidro, Rafael o Vicente, que superan ya los 70 años y se fueron de Fraguas a trabajar a la ciudad recién cumplidos los 18. Los tres hombres subían regularmente a dejar flores a sus madres y abuelas y, un día, se encontraron con los repobladores. "Cuando vinimos y los vimos, nos dio mucha alegría. Volvía a haber vida en el pueblo", cuenta Isidro, que...

Sigue leyendo en El HuffPost