Podemos pide más de 40 años para Fernández Díaz y que Rajoy y varios ministros declaren por la Kitchen

Foto de archivo de Mariano Rajoy junto a varios ministros. (Photo: Pablo Blazquez Dominguez via Getty Images)
Foto de archivo de Mariano Rajoy junto a varios ministros. (Photo: Pablo Blazquez Dominguez via Getty Images)

Foto de archivo de Mariano Rajoy junto a varios ministros. (Photo: Pablo Blazquez Dominguez via Getty Images)

La acusación que ejerce Podemos en el caso Kitchen ha pedido que en el futuro juicio por el presunto espionaje parapolicial al extesorero del PP Luis Bárcenas testifiquen el expresidente del Gobierno, Mariano Rajoy, su exvicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, y varios de sus ministros.

La formación morada ha presentado su escrito de conclusiones provisionales en la Audiencia Nacional, en el que pide 41 años de prisión para el exministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, y para su segundo, Francisco Martínez, por esta presunta operación parapolicial que pretendía hacerse con documentos relacionados con el caso Gürtel que guardaba la familia Bárcenas y que podrían perjudicar al PP y a sus dirigentes.

Una operación en la que presuntamente estuvo implicada buena parte de la cúpula de la Policía, como el número dos del cuerpo Eugenio Pino, el exjefe de la UDEF José Luis Olivera, el exjefe de Asuntos Internos Marcelino Martín Blas o los inspectores José Ángel Fuentes Gago, Bonifacio Díez Sevillano o Andrés Gómez Gordo, este último asesor de María Dolores de Cospedal en el Gobierno de Castilla La Mancha.

Para todos ellos, y para los excomisarios José Manuel Villarejo y Enrique García Castaño, responsable entonces de la Unidad Central de Apoyo Operativo de la Policía, pide Podemos entre 41 y 39 años de prisión por delitos como organización criminal y malversación, entre otros, con la agravante de prevalimiento de su carácter público.

Para Sergio Ríos, que fue chófer de la familia Bárcenas y a quien la trama habría captado como confidente policial, la formación morada pide 26 años de cárcel y le acusa de actuar con la agravante de ejecutar el hecho mediante precio, recompensa o promesa y de obrar con abuso de poder.

El juez que ha investigado esta presunta trama parapolicial en el marco del caso Tándem o caso Villarejo ya tiene encima de su mesa los escritos de acusación de la familia Bárcenas -perjudicada en la causa-, del PSOE y de Podemos, acusaciones populares, de modo que sólo queda el de la Fiscalía Anticorrupción.

La versión de Rajoy

La acusación popular que ejerce Podemos ha propuesto entre sus medios de prueba para el futuro juicio la testifical de varios exdirigentes del PP y del Gobierno, empezando por quien fuese el presidente en los años en los que se desplegó presuntamente la operación (2012-2015), Mariano Rajoy.

También quiere que la Audiencia Nacional cite a quien fue su segunda en el Ejecutivo, Soraya Sáenz de Santamaría; al sucesor de Fernández Díaz en Interior, Juan Ignacio Zoido; a la exministra de Defensa y ex secretaria general del PP María Dolores de Cospedal y a su marido, Ignacio López del Hierro.

Estos dos últimos estuvieron investigados en la causa, si bien el juez acabó archivando las pesquisas contra ellos por falta de indicios, una decisión que avaló la Sala de lo Penal.

El consejero madrileño Enrique López, el exdirector general de la Policía, Ignacio Cosidó, y la familia Bárcenas engrosan la lista de 45 testigos propuestos por Podemos.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR