El PIB nipón registró su segunda peor caída en 2020, del 4,8 %, por la covid

Tokio, 15 feb (EFE).- La economía japonesa se contrajo un 4,8 % en 2020 resentida por la pandemia de covid, en el que supone el segundo peor retroceso anual del producto interior bruto (PIB) del país y su primera caída desde la disminución récord del 5,7 % de 2009.

La pandemia de coronavirus ha arrastrado a la economía japonesa a su peor nivel en once años desde que se vio golpeada por la crisis financiera global tras la quiebra de Lehman Brothers en 2008, que llevó a la bancarrota a multitud de negocios y motivó recortes de empleo.

Así, la caída de 2020, según los datos preliminares de la Oficina del Gabinete nipón, es la segunda peor desde que empezaron a registrarse estos datos en 1955.

Entre los factores que más contribuyeron a la caída de la economía nipona estuvo la reducción de las exportaciones, uno de los componentes clave del PIB nipón, que cayeron un 12,3 % interanual.

La pandemia provocó interrupciones en la producción, problemas en las cadenas de suministro y una caída de la demanda global que afectaron a numerosas economías sustentadas en los envíos, como la japonesa.

Otro factor que pesó fue el consumo de los hogares, el principal pilar de la economía nacional, que se contrajo un 6,3 % interanual.

El gasto doméstico se vio claramente afectado en 2020 por las recomendaciones de las autoridades de permanecer en casa dentro de lo posible y por la cancelación de eventos deportivos y culturales multitudinarios en la primera mitad del año, y otras restricciones posteriores que todavía siguen vigentes.

Las cifras reflejan "la muy grave situación" que atraviesa el país debido a la pandemia, dijo el ministro japonés de revitalización económica, Yasutoshi Nishimura, tras la publicación de los datos, en declaraciones recogidas por la agencia de noticias Kyodo.

La covid también motivó una significativa reducción de la inversión de capital de las empresas, que cayó un 5,8 % interanual.

En cambio, la inversión estatal se incrementó un 3,5 % con respecto al año previo, impulsada por los programas de estímulo multimillonarios que el Gobierno sacó adelante para mitigar los efectos de la pandemia.

Pese a la caída en términos anuales, la economía japonesa anotó una recuperación en el último trimestre de 2020, mayor de lo esperado por muchos analistas y que para Nishimura supone una muestra "del potencial de recuperación de la economía japonesa".

El PIB nipón creció a un ritmo anual del 3 % entre octubre y diciembre con respecto al trimestre precedente, en el que la recuperación tras el primer estado de emergencia por covid en el país fue más acentuada, del 5,3 %.

Si se compara el PIB del cuarto trimestre del año con el del mismo período de 2019 la actividad se contrajo un 1,2 %, mientras que en el tercer trimestre la ralentización interanual fue del 5,8 %.

La recuperación en el último tramo de 2020 fue más lenta que en el anterior, en el contexto de un aumento de casos de covid desde noviembre que motivó un segundo estado de emergencia a principios de 2021 en las regiones más pobladas del país y que sigue hoy en pie.

El gasto doméstico creció un 2,2 % en octubre-diciembre respecto al tercer trimestre, pero el avance fue inferior al del 5,2 % del período previo, aparentemente afectado por los llamamientos a la contención por el mencionado incremento de infecciones.

Las exportaciones crecieron un 11,1 % en los últimos tres meses de 2020, siguiendo una recuperación del 7,4 % en el tercer trimestre del año.

La inversión corporativa también se recuperó en octubre-diciembre, con un aumento del 4,5 % intertrimestral, frente a la reducción del 2,4 % durante el tercer trimestre.

Los datos de octubre-diciembre invitan al optimismo y contribuyeron en buena medida a una sesión boyante en la Bolsa de Tokio, donde el índice Nikkei cerró un 1,91 % al alza y por encima de los 30.000 puntos por primera vez desde agosto de 1990.

Pese a esta evolución positiva, Nishumura señaló la necesidad de seguir alerta y adoptar medidas con flexibilidad en función de la evolución de la pandemia.

Muchos analistas creen que la vigente alerta sanitaria pasará factura nuevamente a la economía en el primer trimestre de 2021.

(c) Agencia EFE