El PIB alemán recae por la pandemia y confía en la exportación para el rebote

Agencia EFE
·4 min de lectura

Berlín, 30 abr (EFE).- La economía alemana retrocedió durante el primer trimestre de 2021, una caída del 1,7 % del PIB en línea con lo esperado por el impacto de las restricciones por la pandemia, aunque confía en su potencia exportadora para apoyar la recuperación.

El dato estadístico de la caída del Producto Interior Bruto (PIB) entre enero y marzo es claro: sobre el trimestre anterior la economía germana siguió cayendo a pesar del ligero respiro que experimentó al final de 2020, año en el que el tropiezo alemán se tradujo en total en una contracción del 5 %.

El dato adelantado de la oficina estadística alemana, Destatis, contrasta con el aumento de medio punto entre octubre y diciembre pasados, pero 2020 registró una caída récord de hasta el 9,7 % en el segundo trimestre, cuando se hizo sentir el grave impacto de la pandemia.

A ese bache le siguió un rebote del 8,7 % en el tercer trimestre pero el conjunto del año quedó marcado por las restricciones impuestas por la pandemia, en gran parte todavía vigentes al comienzo de este 2021 y que están detrás de la caída con la que comienza el año.

CONSUMO PRIVADO TOCADO, APOYO EN LAS EXPORTACIONES

Destatis constató que tras la ligera recuperación registrada a final de 2020 "la crisis del coronavirus condujo a un nuevo retroceso del comportamiento de la economía. Resultó por ello especialmente afectado el consumo privado, mientras que las exportaciones sirvieron de apoyo".

El dato del primer trimestre de 2021 significa una caída del 3 % del PIB corregido con relación al primer trimestre de 2020; Destatis agrega como comparación que el PIB de los tres primeros meses de este año es un 4,9 inferior al del último trimestre de 2019, es decir, antes de la crisis de la pandemia.

A pesar de la caída hoy anunciada el Gobierno alemán comunicó recientemente que espera que en 2021 se confirme el buen comportamiento de la industria y las exportaciones y cumplir con una previsión que mejora en cinco décimas porcentuales la anunciada inicialmente en enero pasado.

Berlín confirma no obstante que la economía germana, la más potente de la Unión Europea, no podrá probablemente recuperar sus niveles precrisis hasta la primera mitad del año que viene.

Las previsiones del Ejecutivo están aproximadamente en el mismo rango que las publicadas por los principales institutos de estudios económicos del país, que pronosticaron recientemente que el PIB podrá crecer en 2021 hasta un 3.7 %.

Por su parte, el consejo económico asesor del Gobierno alemán estimó en marzo que el producto interior bruto (PIB) del país crecería un 3,1 % este ejercicio.

BERLÍN ESPERA IMPULSO ENTRE ABRIL Y JUNIO

El ministro de Economía, Peter Altmaier, dijo recientemente en Berlín que aunque esperaba la contracción del primer trimestre confía en que la economía alemana recupere impulso entre abril y junio como consecuencia del avance en la campaña de vacunación.

Berlín confía en que el incremento del número de vacunados -esta semana se confirmó un nuevo récord con 1,1 millones de personas vacunadas en un solo día- permita reabrir la vida pública y estimular un consumo interno que sufre las consecuencias de las restricciones.

"Estoy convencido de que en los próximos meses tendremos razones para el optimismo", aseguró Altmaier sobre la economía alemana, de la que dijo que en 2021 se logrará un "cambio de tendencia".

Alemania espera apoyarse además en la recuperación esperada de la economía global, tras conocerse los pronósticos del Fondo Monetario Internacional (FMI) y de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), que prevén un crecimiento del 5,7 % en 2021.

Berlín confía mucho en que los mercados a los que se dirigen las exportaciones industriales alemanas, principalmente China y Estados unidos, estimulen una economía a la que lastra todavía el renqueante consumo interno.

"Parece que de nuevo la economía alemana saldrá de una crisis por las exportaciones", comentó al conocer el dato del PIB del primer trimestre Claus Michelsen, responsable de coyuntura del Instituto Alemán de Investigación Económica de Berlín (DIW).

"La lucha contra la pandemia es fundamental para la recuperación sostenible. Es importante encontrar instrumentos para una apertura segura de los sectores de servicios y comercio en el país y hacer avanzar la campaña de vacunación a gran velocidad", valoró Michelsen.

Y este experto advirtió que "de lo contrario, existe la amenaza de una larga fase de paradas y arranques para la recuperación económica, como ya se puede ver ahora".

El Gobierno alemán prevé que las exportaciones crezcan en 2021 un 9,2 % (frente al 7,8 % de las importaciones) y que ello empuje además a las inversiones en bienes de equipo.

En otras magnitudes macroeconómicas Berlín espera que la inflación repunte algo, hasta el entorno del 2,2 % (pero se confía en que sea solo de manera coyuntural) y que el desempleo caiga hasta el 5,7 %; la previsión es que el déficit público sea del 9 % del PIB y que la deuda alcance el 74,5 % del PIB.

(c) Agencia EFE